Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Obama con los gais

El presidente de EE UU sale finalmente en defensa del matrimonio entre homosexuales

Barack Obama se ha pronunciado a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Lo ha hecho de forma personal, producto de una “evolución” en su manera de pensar, y en una entrevista en televisión, arrastrado en todo caso por su vicepresidente, Joe Biden, que tomó posición tres días antes. Es el primer presidente en tomar tal posición. Bill Clinton se declaró en contra, suscribiendo una Ley de Defensa del Matrimonio, que luego lamentó. Están por ver las consecuencias, porque Obama, previsiblemente, no dispondrá de una mayoría en el Congreso para abolir la ley que él antes apoyó y que deja la decisión en manos de cada Estado federado.

El mismo día, un 60% de los votantes de Carolina del Norte aprobó prohibir los matrimonios entre homosexuales, con lo que solo en 20 de los 50 Estados no está prohibido este tipo de enlaces. No obstante, será el Tribunal Supremo quien se pronunciará de forma decisiva, a propósito de una sentencia de California que considera que tal prohibición viola la igualdad de derechos.

Obama, en campaña electoral, arriesga con este tema polémico. Pero sabe que la opinión pública de su país ha virado más rápidamente de lo esperado. Si en 2005, había una clara mayoría en contra, en 2012 ganan los que están a favor, especialmente entre jóvenes y mujeres, que son las bases más seguras para la reelección. Obama ya acabó con la discriminación de los homosexuales en el Ejército y apoyó las parejas de hecho. Aunque la minoría afroamericana no ve con agrado este giro, no variará su voto en función de este asunto, sino de las mejoras en su condición con este presidente negro. Aunque el candidato republicano Mitt Romney está totalmente en contra, empiezan a aparecer fisuras en su campo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

No hay ingenuidad alguna en la toma de posición de Obama. En una campaña centrada sobre todo en la economía, está introduciendo una reivindicación que enlaza con los combates históricos por la igualdad de los derechos civiles. Aunque no movilice a las mayorías, esta cuestión preocupa a núcleos muy influyentes, entre los que se incluyen los recaudadores de fondos para su campaña.

La institucionalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, en la que España fue pionera, está abriéndose paso en todo Occidente. El PP, para estar a la altura de los tiempos, haría bien en retirar su recurso de inconstitucionalidad y dejar las cosas como están. Eso también contribuye a la marca España.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS