Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En qué quedamos, tiempo

Autor invitado: Nuno Cobre (*)

Fotografía de Bikoko Badouin (RDC), vía DigitalCongo, de su serie 'Kinshasa Ville Des Couleurs'

No puedo evitarlo. Estoy leyendo una interesante novela sobre un violinista que pierde de repente su talento, pero no puedo evitarlo. Las páginas catorce y quince se han despedido violentamente de la pantalla de mis ojos y ahora no pueden respirar, asfixiadas por mi barriga que las besa apasionadamente como besó Michael a Fredo en La Habana. Ellas, las páginas catorce y quince ya no ven nada. Pegadas a mi regazo. Se van a quedar ciegas. Joderos. Porque ahora que el avión permanece quieto y manso en la pista, porque ahora que el avión está casi vacío, porque ahora que hace ese sol, no he podido evitar mirar por la ventanilla. He mirado por la ventanilla.

Y creo que he empezado a entender algo.

Quizás he empezado a descubrir por qué en África los nervios se olvidan de mí. Tal vez he empezado a saber por qué cuando piso esta tierra la señora tranquilidad me da la mano con sus deditos de algodón. Y a lo mejor ahora sé por qué el aire me masajea. ¿Por qué siento que dos y dos son cuatro? Tengo tiempo. Tengo tiempo para sumar dos y dos, y me salen cuatro. Cuaaaatro. Cuatro. Cuatro.


Obras de Baudouin se pueden conseguir en AfricanColors, portal de arte africano con sede en Nairobi (Kenia).

Miro por la ventanilla y no muy lejos se ve la ciudad, orgánica por descuido. Algunas furgonetas tratan de incorporarse a una carretera donde se cruzan coches de color blanco, amarillo, turquesa… Acariciando los bordes de la carretera descienden casetas, casas desguazadas que se mezclan con árboles vagos, árboles que perdieron interés, como esos árboles que se sientan en el pupitre de atrás y le dicen que sí al profesor para sumergirse cuanto antes en sus mundos. En el mundo de la contemplación. En el mundo de la desidia y de la nada.

“Es la energía”, me dijo una amiga en Barcelona. Nos sentábamos en un sushi bar, degustábamos unos california rolls, navegando con el Purple Rain de Prince, llorando de momento tal vez, atrapando el instante, imposible, y sin embargo. El corazón y sus prisas. La pena avisando. Lo negro que no cesa. La elegía del horizonte inasible. “Es la energía. Es la energía de las ciudades”, dice mi amiga. En Barcelona, en una ciudad donde hay de todo, donde pasear por las Ramblas es una ofrenda, donde al beber vino tinto se vislumbra el rostro inflado del placer, donde todo el mundo sonríe, en Barcelona donde hay de todo. Y sin embargo.

Miro por la ventanilla del avión. Es posible que las páginas catorce y quince hayan fallecido. Las he matado, coño. Os he matado en África. Y al salir, al abrir la puerta del avión, creo que empiezo a entender algo. Me abren la puerta blanca del Nissan Pathfinder. El chófer tiene prisa pero va despacio. El chófer va despacio pero tiene prisa. Detrás, la encargada de asuntos internacionales me muestra la calma con su vestido de colores. Hay mucho amarillo, hay mucho marrón, hay vericuetos verdosos, laberintos de salmón, rojos y azules… Y cuando la miro, asombrado ante el milagro, como cuando un padre mira un día a un hijo que ha crecido, ella levanta la testa y me mira asustada, confusa, y sólo entonces me doy cuenta, creo darme cuenta, de que he visto al tiempo. Sabes, era como un humo verdoso que se iba marchando, como una espuma de mar de un verde lánguido y enfermo. Sabes tío, he visto como todo se para. Estancado de nada y nadie. Estatua. Soy.

El coche sigue avanzando con sus ruidos, sus lamentos, su esperanza. Progresamos (porque hay que progresar, ay) por una carretera flanqueada de verde. De madre. Naturaleza. Las palmeras. Los mangos. Las acacias. Los pinos. El verde, requeteverde. Más verde y requeteverde, más verde y requeteverde. Y creo que empiezo a entender.


Baudouin participa en el mipe2012, Mes International de la Photographie Eclectique, Bretaña (Francia).

No hay metro, estúpido. No hay trenes, idiota. No hay un Corte Inglés, mamarracho. No hay una rubia y sus circunstancias, mamón. Que placer es esto de insultar, estúpido. No hay voces. Sólo hay verde. Y más verde. Requeteverde. Y luz. Y azul carne de cielo. Y a veces casitas. Casitas bombardeadas de estómago, aupadas por un zinc vulgar, a veces por unos bloques de cemento que le pedían otra cosa a la vida. Creo que empiezo a entender.

Míralos, cretino: caminan despacito. Sabes tío, estoy viendo a ese muchacho surgiendo, aproximándose a ningún sitio con la parsimonia del verano, con la paz de la niñez, con una agenda vacía, sin preguntas, sin tareas. Cuando la mente es amiga. Tan solo surgiendo. Y se rasca. Observemos. Se para en medio de la senda herbosa, sobre la tierra que es roja y se rasca. Se toma su tiempo para rascarse. Ras, ras. La espalda. Con sus dedos largos y gruesos, el muchacho se rasca y se vuelve a rascar.

Los colores y los cuerpos. En las aldeas que salpican el trayecto, los colores y los cuerpos se mueven al compás de la quietud. Es eso. Ese debe ser el motivo por el cual aquí mi respiración se completa redonda y perfecta como la última pincelada de la Ronda de Noche, de Rembradt.

He tenido que asesinar las páginas de un libro, la catorce, la quince, he tenido que pensar en la energía, he tenido que pensar en la plaza Catalunya, he tenido que escuchar a un barrendero que canta, he tenido que aterrizar en África para empezar a entender algo. Al menos un poco, un poquito.

(*) Nuno Cobre vive, escribe y publica su blog Las palmeras mienten desde algún lugar de África que prefiere no desvelar. Con esta entrada inicia una serie de colaboraciones con África no es un país, en su categoria de Crónicas de Viajeros, en este caso, residentes. Otra manera de ver el continente, con el cuerpo fisicamente allí, pero con los recuerdos y la mirada de un mundo más occidental, que irremediablemente van y vienen.

(*) Bikoko Baudouin nació en RDC en 1955 y vivió sumergido en el universo de la fotografía gracias al trabajo de un pariente que se dedicaba a ello. Ha expuesto en su país, RDC, en Argelia y en Francia. Y desde su cámara observa mucho su ciudad.

Comentarios

Espectacular
Muy bueno Nuno, casi respiro el sopor africano y juraría que siento el polvo en el paladar. Mis respetos. Mis gracias
¡Que intenso y vital!
"hay de todo y sin embargo", qué cosas ademas, para unos si y otros no. ¿vos pensó que en Africa necesitan de "todo"? porque ellos no conocen Barcelona, sólo colores, y "verdes", si my "verdes", se le perdió las páginas 14-15. qué importa, acasó el final del libro, es de su agrado o no, a Africa le faltan más de dos páginas,
sí, lejos del "primer mundo", la vida la llevamos a 20kilometros por hora, se puede sacar las manos por las ventanas , dejar el volante y empinar las nalgas y decir al aire; ahhhh, ahhh, y no pasa nada, no vienen el gendarme a guinadarnos por las orejas o pitarnos; quitos ahi..
Espectacular
Muy bueno Nuno, casi respiro el sopor africano y juraría que siento el polvo en el paladar. Mis respetos. Mis gracias
¡Que intenso y vital!
"hay de todo y sin embargo", qué cosas ademas, para unos si y otros no. ¿vos pensó que en Africa necesitan de "todo"? porque ellos no conocen Barcelona, sólo colores, y "verdes", si my "verdes", se le perdió las páginas 14-15. qué importa, acasó el final del libro, es de su agrado o no, a Africa le faltan más de dos páginas,
sí, lejos del "primer mundo", la vida la llevamos a 20kilometros por hora, se puede sacar las manos por las ventanas , dejar el volante y empinar las nalgas y decir al aire; ahhhh, ahhh, y no pasa nada, no vienen el gendarme a guinadarnos por las orejas o pitarnos; quitos ahi..