LOS GASTOS IMPROPIOS EN MADRID

El PSOE rompe con Gallardón por su opacidad en las negociaciones con Aguirre

Lissavetzky denuncia la "marginación de la oposición" en el pacto que dejará la gestión total de Metro en manos de la Comunidad de Madrid

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha anunciado esta mañana que su grupo municipal "rompe relaciones" con el equipo de gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón porque le parece "despreciativo" que no informe a la oposición de lo que se está decidiendo en las negociaciones entre el Gobierno de la Comunidad y el Consistorio para eliminar las competencias y los servicios duplicados.

Los socialistas madrileños se están "enterando por la prensa" de las cesiones del Ayuntamiento a la Comunidad y viceversa, lo que a Lissavetzky le parece "poco inteligente y despreciativo" por parte de la alcaldía. Tras la rueda de prensa, Lissavetzky se ha marchado corriendo a la Asamblea, donde Gallardón comparece desde las doce y media en la comisión de duplicidades creada a tal efecto y al margen de la cual se están produciendo las negociaciones bilaterales Aguirre-Gallardón.

Más información
Gallardón apuesta por ceder a Aguirre las escuelas infantiles, los centros de salud y las residencias de mayores
Gallardón cuadra las cuentas de 2012 gracias a la cesión del metro y la venta de su participación en el Canal
Aguirre adelgazará Metro para ahorrar

"Si hay que ir a la Asamblea para entrarse de lo que planea alcalde, se va", ha subrayado Lissavetzky, que ha criticado duramente que en el proceso no se está teniendo en cuenta la opinión de la oposición y que este se está desarrollando "sin ninguna transparencia". Lo que más duele a la oposición es que lo que tratan en la mesa de negociaciones a la que no tienen acceso son asuntos tan relevantes cono el traspaso de Metro.

Al respecto, ha asegurado: "Me extrañaría mucho de que no haya tarifazo como consecuencia del traspaso a Esperanza Aguirre". Lissavetzky se ha mostrado convencido de que o bien habrá subida de tarifas o bien empeorará la calidad. El portavoz de la oposición contempla incluso un tercer escenario: que el servicio se pueda privatizar.

"Los 159 millones que se ahorra el Ayuntamiento con el canje no aparecen en las cuentas de la Comunidad", ha indicado Lissavetzky, por lo que se ha preguntado varias veces "dónde está el dinero del Metro". A su juicio, solo hay tres explicaciones al misterio: o el suburbano se encarece o se pierde calidad o pasa a manos privados. Lissavetzky ha anunciado que su grupo llevará el miércoles al pleno una proposición para crear una comisión no permanente que estudie las competencias duplicadas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS