Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide dos meses de prisión suspendida para Uralde por los incidentes en la Cumbre del Clima de Copenhague

El expresidente de Greenpeace España considera "desproporcionado" el proceso judicial. Está acusado junto a tres otros miembros del colectivo por colarse en una fiesta de gala de dirigentes internacionales.

La Fiscalía de Dinamarca ha pedido 60 días de cárcel en régimen de libertad supendida para el expresidente de Greenpeace España Juan López de Uralde y otros tres compañeros del colectivo ecologista -un suizo, una noruega y un holandés- por irrumpir en la cena de gala que la reina Margarita II ofrecía a los líderes internacionales con motivo de la Cumbre del Clima de Copenhague, en diciembre de 2009. Esto supone una pena simbólica (por lo que no irán a prisión) para los activistas que se colaron en la fiesta y desplegaron una pancarta frente a las cámaras de la televisión pública danesa con el lema Los políticos hablan, los líderes actúan. Fueron arrestados y permanecieron 21 días en prisión preventiva.

En la vista celebrada hoy en un tribunal de Copenhague, la Fiscalía ha propuesto también una multa de 3.000 coronas danesas (unos 400 euros) para Greenpeace Nordic, la delegación danesa de la organización ecologista, y que a los imputados extranjeros se les prohíba pisar suelo danés durante los próximos seis años, con lo que los cuatro activistas no llegarían a ser encarcelados.

"Me satisface el ver que no vamos a volver a prisión, pero no estoy contento con el proceso. Es desproporcionado a lo que fue una manifestación pacífica", ha dicho en una entrevista telefónica López de Uralde, quien resalta la contradicción en la petición de la Fiscalía de que no puedan volver a Dinamarca en seis años, una condena que se aplica a los foráneos que cometen un delito. "Esto lo que pone de manifiesto es la dureza de la política danesa contra los extranjeros."

El entonces presidente de Greenpeace España, junto a la noruega Nora Christiansen, el suizo Christian Schmutz y el holandés Joris Thijssen están acusados de allanamiento de morada (agravado por una ofensa a la reina Margarita II, anfitriona de la gala en la que irrumpieron), suplantación de autoridad pública y falsificación documental. Los imputados burlaron el 17 de diciembre de 2009 la seguridad de la cena de gala de la cumbre, a la que asistieron un centenar de dirigentes políticos, haciéndose pasar por "jefe de Estado de la Madre Tierra", su esposa, un escolta y el chófer. El tribunal de Copenhague deberá dictar sentencia el lunes próximo.

Todos los acusados se declararon inocentes de los cargos que se les imputan, si bien admitieron su participación en los hechos, que justificaron en un "inminente" fracaso de la cumbre, lo que sucedió finalmente.

López de Uralde es la cabeza del incipiente partido de los verdes Equo, creado el pasado 5 de junio y que participará por primera vez en las elecciones generales pautadas para el próximo 20 de noviembre. En un comunicado publicado en su web, Equo considera que el proceso ha sido desproporcionado e injusto, ya que se trataba de una protesta pacífica, cuyo objetivo era llamar la atención ante la realidad, cada vez más grave, del cambio climático. Greenpeace España también ha demostrado su apoyo a los activistas.