Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos carriles bici no se licitarán hasta el año que viene

Gallardón prometió en campaña construir 100 kilómetros de vías para este medio de transporte

Propuestas para fomentar el uso de la bici en Madrid que el PP hizo durante la campaña electoral.
Propuestas para fomentar el uso de la bici en Madrid que el PP hizo durante la campaña electoral. EL PAÍS

En campaña y subido a una bici eléctrica, Alberto Ruiz-Gallardón y algunos de sus concejales recorrieron 10 kilómetros de Madrid-Río para presentar las propuestas populares de implantación de la bici en la capital. La ambiciosa propuesta del entonces candidato Gallardón, que enarbola la bandera de la movilidad de cara a su tercer mandato, consiste en sembrar la ciudad de vías amables con la bicicleta. El alcalde incorporaba así la bici a su programa electoral después de ocho años de una tibia respuesta a la demanda de los defensores de este medio de transporte no contaminante.

Esta mañana, el ya releegido alcalde ha anunciado que los 100 nuevos kilómetros de carriles bici prometidos se harán con cargo al presupuesto de 2012, momento en el que licitarán los primeros tramos. Gallardón no ha precisado durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno cuántos de esos 100 kilómetros serán una realidad a partir del año que viene. En resumen, el plan de Gallardón consiste en conectar vía bici todos los distritos. Hay tres fórmulas: nueve carriles-bici trazados en forma de eje (el más importante recorre el paseo de la Castellana desde la plaza de Castilla a Colón) y que suman los 100 kilómetros de nuevas vías; ciclocalles o ciclocarrilles -consiste en reconvertir calles ya existentes en vías con prioridad para la bici donde los coches no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora, que se llamarán ciclocalles cuando sean de un sólo carril por sentido, y ciclocarriles, con más de un carril y sólo uno de ellos afectado por esta solución-; y el primer cinturón (que rodea el casco histórico) con carriles específicos e ininterrumpidos para bici y transporte público. Esta última fórmula implica quitar un carril a los coches.

155,4 kilómetros de carriles

Los 100 nuevos kilómetros se suman a los 250 que ya están planificados en Madrid, de los cuales 60 pertenecen al anillo ciclista que rodea la ciudad y que carece de utilidad práctica para el transporte. De los 250, el alcalde ha construido 155,4 en sus ocho años de gobierno pero su Plan Director Ciclista, presentado en 2007, prometía 254. Entre los compromisos del plan, figuraba un carril-bici en la remodelación parcial del eje Prado-Recoletos, que no se ha realizado sin que nadie haya explicado el por qué.

Además de los carriles, Gallardón volvió a anunciar la creación de una red de alquiler pública de bicicletas como la que funciona con enorme éxito en ciudades llanas y de buen clima como Barcelona y Sevilla. Esta promesa ya la hizo en el mandato que acaba de concluir, pero nunca llegó. La red de alquiler, denominada Mybici, salió a concurso en enero de 2010 y está paralizado sine die desde mayo de dicho año por falta de presupuesto. El contrato de la Empresa Municipal de Transportes era de más de 50 millones de euros, con unos costes anuales de otros cinco millones. Se preveía implantar unas 1.560 bicis en 120 estaciones de tres distritos del centro de Madrid, a un precio simbólico.

Los problemas son ahora exactamente los mismos: monetarios. En la campaña, el alcalde admitió que Mybici no será una realidad "inmediata", tendrá que esperar, como mínimo, hasta el año 2012, ya que la propuesta del PSM de financiar el servicio mediante publicidad, como sucede en París, no fue aceptada. Sobre este servicio no ha dicho nada en su comparecencia de hoy. En su plan de movilidad, Gallardón habló de un registro voluntario para las bicicletas (permitiría seguirles la pista en caso de robo o vandalismo) y ampliar la red de aparcamientos. Nada de todo esto tiene un presupuesto todavía.

A pesar de que en Madrid llueve apenas 63 días al año, de los 3,5 millones de personas que viven en la ciudad (más de seis en toda la región) solo 50.000 se mueven en bici a diario. Frente a estas 50.000 bicis, hay una intensidad diaria de más de 2,4 millones de vehículos en los 600 kilómetros cuadrados que tiene la ciudad. Actualmente la ciclomovilidad supone el 0,6% de los desplazamientos, 45.000 desplazamientos diarios, y el Ayuntamiento pretende que en los próximos cuatro años alcance el 3%, la misma cifra que ya se daba en 2010 para 2016. La bici supone hasta el 36% de la movilidad en Copenhague y el 10% de Berlín.