Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La represión del 15-M

Felip Puig insiste en que los 'indignados' atacaron a los Mossos d'Esquadra

El consejero de Interior de la Generalitat asegura que si los acampados "hubieran comprendido la operación" se habría limpiado la plaza de Catalunya sin incidentes.- Un centenar de 'indignados' barrer la plaza de Sant Jaume en protesta por la actuación policial

Sin pizca de auto crítica, el consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig, sigue justificando la contundente operación de los Mossos d'Esquadra que el pasado viernes sirvió para desmantelar el campamento de plaza de Catalunya, saldada con más de un centenar de heridos.

Frente a las imágenes que muestran a la policía autonómica aporreando a los manifestantes que protestaban sentados en el suelo, Puig ha insistido esta mañana, en una entrevista en TV-3, que fueron los indignados los que atacaron a los Mossos d'Esquadra: "No hubo una resistencia pasiva. Hubo un ataque muy importante contra la policía, que cumplía instrucciones para garantizar la seguridad ciudadana".

El consejero de Interior ha reiterado la propuesta que lanzó ayer: instalar cámaras en los cascos de los agentes antidisturbios para grabar la acción de la perspectiva de la policía. "Solo hay unas imágenes, y hay gente que sobreactúa ante una cámara. No hay imágenes de como a un mosso le rompen los cuatro dedos de una mano, o a otro un menisco". Felip Puig ha defendido que los policías escondan su identificación cuando usan el chaleco protector, aunque ha aseverado que, si se ve obligado, cambiará este criterio.

El titular de Interior se ha ceñido a la versión que su Departamento ha dado de los hechos: que la operación se trataba de una simple limpieza de la plaza de Catalunya para retirar los objetos peligrosos de cara a la celebración de la Champions que acabó, el sábado, con graves altercados en el centro de Barcelona. Si los acampados hubieran entendido esta versión, ha asegurado Puig, los Mossos no hubieran cargado contra los indignados. "Hubiéramos limpiado, no hubiera pasado nada y la gente seguiría en la plaza", ha sostenido Puig, quejoso con la falta de interlocución entre la policía y los manifestantes: "No hubo diálogo hasta el viernes por la tarde".

El consejero también ha lamentado que en la protesta de los indignados se mezclen "gente que pertenece al movimiento okupa y antisistema".

En la entrevista, Felip Puig ha restado importancia a las palabras en Facebook de un miembro de la Guardia Urbana que hoy publica EL PAÍS. "Los Mossos han salido por patas como niñas y los guarros han vuelto a la plaza", comenta el policía en la red social. Puig ha juzgado estas palabras como "impresentables", aunque ha dudado que su autor sea miembro de la Guardia Urbana. "Ayer había comentarios de supuestos 'mossos' en Twitter, y ninguno de ellos era policía. Hay una serie de distorsiones", se ha quejado Puig. El consejero se explicará ahora en el Parlament de Cataluña , donde será requerido por la oposición, pero ya ha avanzado que dirá: "No creo haberme equivocado en la decisión de intervenir".

Mientras Puig era entrevistado en TV-3, un grupo de un centenar de indignados han llegado a las 9.30 horas a la plaza de Sant Jaume de Barcelona, donde se hallan las sedes de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, para barrer con escobas y fregonas la plaza en protesta por la actuación policial del pasado viernes en la que Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana intentaron desalojar la plaza de Catalunya para poder limpiarla, informa Efe.

Según los Mossos d'Esquadra, entre 100 y 150 personas han llegado a la plaza de Sant Jaume con pancartas en las que se podían leer lemas como "Se limpia con lejía, no con policía" o "Nuestras escobas no duelen".

Los concentrados han barrido y fregado la zona de la plaza más cercana al Palau de la Generalitat y se han retirado cuando han llegado refuerzos de los Mossos d'Esquadra para proteger la puerta de la sede del Gobierno cataláhn.