La represión del 15-M

"Los Mossos han salido por patas como niñas y los guarros han vuelto a la plaza"

Expedientado un urbano por insultar en Internet a los indignados - La carga dispara la tensión en la Red - Los restos de la acampada, tirados en un solar

"Lo mío ha sido como estar en una pastelería y no poder comer ni un trocico de pastel. Tanto hijoputa y ni una colleja he podido dar". Ferran T. F., un agente de la Guardia Urbana, publicó esa y otras lindezas en su perfil de Facebook tras los incidentes del viernes durante el desalojo de la plaza de Catalunya, donde los indignados del Movimiento 15-M permanecen acampados. El Ayuntamiento de Barcelona ha abierto un expediente sancionador al policía por alentar la violencia contra los "perroflautas", como califica a los indignados .

En una conversación soez y despectiva, Ferran T. F. se jacta de haber visto a los Mossos d'Esquadra "hincharse a pegar palos durante seis horas" para salir "por patas como niñas" mientras "los guarros" regresaban a la plaza. El Departamento de Interior de la Generalitat también abrió una investigación para comprobar si las personas que hablan con el urbano son mossos.La conclusión es que ninguno de los nombres que aparecen en la conversación de Facebook corresponde a agentes de la policía autonómica, explicó un portavoz del Departamento de Interior. Uno de los nombres, Marc C., figura en la base de datos del personal de la policía. Interior se puso en contacto ayer con el agente, quien aseguró que hace meses que no utiliza la red social y que no es el mismo Marc que aparece en el diálogo. El tal Marc pregunta al guardia urbano investigado si "necesitan gente" para el dispositivo del sábado y dice que está dispuesto a ir "sin cobrar", solo "por vocación". El mismo personaje invita a los antisistema a acudir a las "cámaras de gas, digo... ¡a las duchas!".

Más información

Las manifestaciones de esos individuos vía Facebook llegaron a oídos de algunos de los acampados, que iniciaron una campaña propagandística en la red para pedir que "no haya policías" del estilo de Ferran T, al que se ha confundido con un mosso, lo que no ha hecho sino aumentar las asperezas. Desde el sábado, tras la carga policial que reforzó a los acampados en la plaza de Catalunya, la guerra virtual se ha recrudecido. En algunas páginas de Internet alguien ha colgado fotografías en las que se señala a policías antidisturbios como "los violentos" y se advierte de que "sin porra y sin pistola no son nada".

Los antidisturbios, como todos los mossos, están obligados por decreto a llevar a la vista su número de identificación persona. Pero el viernes, durante la durísima carga policial -121 personas resultaron heridas en el intento de limpiar la plaza-, los policías incumplieron la normativa. La justificación de Interior es que el chaleco que usan los antidisturbios es ignífugo, lo que impide enganchar el velcro encima del cual se coloca el número.

El decreto fue aprobado por el anterior consejero de Interior, el ecosocialista Joan Saura, en un intento de extremar al máximo el control sobre los comportamientos y las actitudes de los Mossos d'Esquadra. El objetivo era, también, "facilitar a los ciudadanos el ejercicio del derecho a poder identificar en todo momento a los policías", según el decreto, que se aprobó en 2008 pero entró en vigor seis meses más tarde para adaptar las prendas policiales.

El actual consejero de Interior, Felip Puig, ha defendido con vehemencia la actuación de los Mossos d'Esquadra el viernes y se ha proclamado el máximo responsable de la intervención. Ayer, tras las críticas vertidas por distintos sectores sociales y por los grupos de la oposición, Puig siguió la misma senda y explicó que Internet muestra solo una parte de la realidad. En las imágenes que se difunden, dijo, "no se ve cómo a un mosso le rompieron cuatro dedos de una mano, o cómo a otro le rompieron el menisco". Interior, dijo, estudiará la posibilidad de equipar a los antidisturbios con microcámaras para que graben todo lo sucedido.

Los indignados cumplieron ayer su 15ª jornada de acampada. Algunos recogieron, en el recinto del Sot del Migdia de Montjuïc, los objetos (ordenadores, altavoces, muebles) retirados el viernes de la plaza de Cataluña.

Dos jóvenes rebuscan entre los objetos que se sacaron de la plaza de Catalunya, depositados en una cantera abandonada de Montjuïc.
Dos jóvenes rebuscan entre los objetos que se sacaron de la plaza de Catalunya, depositados en una cantera abandonada de Montjuïc.J. SÁNCHEZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 31 de mayo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50