Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evitar los ascensores y las cornisas

Los servicios de emergencia dan consejos de seguridad para los ciudadanos de Lorca

Los peligros de un terremoto pueden durar bastante más que el tiempo que dura el temblor de tierra. Los desperfectos en los edificios, tanto en sus cubiertas y fachadas como en las estructuras pueden suponer un riesgo para la seguridad de las personas. Los servicios de emergencia repitieron a lo largo de todo el día de ayer una serie de consejos básicos de seguridad para evitar sumar riesgo al riesgo. El primero y que recalcaron con mayor énfasis es el de no utilizar los ascensores, incluso aunque funcionen, tanto por el peligro de que el seísmo haya afectado a la maquinaria del elevador como por la posibilidad de añadir nuevas vibraciones a edificios poco estables.

El segundo consejo consistió en evitar pasear por debajo de los edificios, incluso aunque estén en aparente buen estado, ya que sucesivas réplicas o incluso rachas de viento pueden echar abajo estructuras del inmueble con el consiguiente riesgo de aplastamiento. De hecho la mayoría de los fallecidos en el terremoto de Lorca sufrieron la caída de cascotes. Ayer en Lorca, mucha gente caminaba por el medio de las calles -en aquellas con poco tráfico- y con la vista puesta en el cielo.

Otro consejo, más bien una petición de las autoridades, fue que la gente evitara llamar a los servicios de emergencia, en especial al 112, a menos que fuera absolutamente necesario, así como no entrar en aquellas casas que no tuvieran pintada la señal verde -sin peligro- o amarilla -entrar con precaución- a la puerta del inmueble.