La ilegalización de Bildu

Bildu, decimocuarta marca de la izquierda 'abertzale'

La coalición electoral formada por EA, Alternatiba e independientes nació tras el revés del Tribunal Supremo al intento de concurrir a las elecciones del 22-M con Sortu

Bildu (reunir, en euskera) nació como un "vehículo para la paz", según sus promotores, tras el revés judicial del Supremo a Sortu. Lo que siguen son las claves para entender la coalición, decimocuarta marca de la izquierda abertzale.

¿Qué es?

Es una coalición integrada por Eusko Alkartasuna y Alternatiba - una escisión de Izquierda Unida- e independientes que constituye la decimocuarta marca de la izquierda abertzale, desde la fundación de Herri Batasuna, en 1978. Se presentó el pasado 4 de abril, dos días después de que la Sala 61 del Tribunal Supremo decidiese por dos votos de diferencia prohibir la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior.

Más información
Demanda de la Abogacía contra las listas de Bildu
La Junta Electoral ordena no entregar el censo a Bildu
El recurso de Bildu tendrá que ser resuelto por el pleno del Constitucional
El Supremo anula todas las listas de Bildu para las elecciones del 22-M por nueve votos a seis
Sortu y las 12 caras de Batasuna
El Gobierno y el fiscal presentan esta semana sus demandas contra Bildu
La Abogacía asegura que Bildu obedece al plan de ETA para colarse en las instituciones
El Gobierno y la fiscalía impugnan las 258 listas electorales de Bildu
Cospedal atribuye la impugnación de las listas de Bildu a la "insistencia del PP"
Los otros trajes de Batasuna

¿Qué defiende?

Las tesis de la izquierda abertzale. Se presenta como un vehículo de este sector de la sociedad para defender "la paz" en el País Vasco -sus candidatos fueron obligados a firmar un decálogo a favor de la paz y en contra de cualquier tipo de violencia-. Según el Gobierno, es una maniobra de la izquierda abertzale para presentarse a las elecciones del 22-M tras el revés judicial de Sortu. El Ejecutivo basa sus argumentos en los informes de la policía, la Guardia Civil y la Ertzainza. Este último revela la presencia en hasta 40 de las 254 candidaturas electorales presentadas de personas que han venido desempeñando funciones en la izquierda radical desde su ilegalización.

¿Qué reacciones ha provocado su aparición?

Las formaciones mayoritarias, PP y PSOE, han vinculado a Bildu con Sortu en una aparente muestra de unidad, amparada por el Pacto Antiterrorista. El PP, aprovechando la decisión liberación del etarra Troitiño, echó en cara al Gobierno falta de diligencia para impedir la presencia de Bildu el 22-M. El eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja llegó incluso a vincular la eventual legalización de Bildu con una negociación entre el Ejecutivo y ETA.

¿Podrá presentarse a las elecciones del 22-M?

Es la pregunta del millón. Los 16 miembros de la Sala del 61 de Supremo acordaron el 1 de mayo, por nueve votos a favor, seis en contra y uno que admitía parcialmente la impugnación, anular las 254 listas electorales de Bildu que impugnaron la Abogacía y la Fiscaía del Estado. Tres días después, la coalición soberanista presentaba ante el Tribunal Constitucional el recurso de amparo.

En su escrito, Bildu insiste en que el Supremo no "ha acreditado la materialización de ETA-Batasuna" en su formación. Esta tarde el Tribunal Constitucional determinará si la coalición abertzale puede comenzar la campaña electoral o si se queda fuera de los comicios del 22-M.

¿Cuáles son sus aspiraciones electorales?

Si consigue presentarse a las elecciones, Bildu centrará sus esfuerzos por obtener representación en las Juntas Generales -Parlamentos forales- de cada uno de los territorios, las tres capitales y algunos municipios de elevada población en los que existe un sustrato abertzale como son, entre otros, Barakaldo, Irún, Portugalete, Eibar o Llodio.

Presentación de las listas de Bildu en Vitoria y en las Juntas de Álava el pasado 19 de abril.
Presentación de las listas de Bildu en Vitoria y en las Juntas de Álava el pasado 19 de abril.PRADIP J. PHANSE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS