Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El solar de Jesuitas de Valencia se salva del ladrillo

El propietario del terreno recibirá de Barberá el edificio del nuevo Ayuntamiento a cambio de no construir su hotel junto al Jardí Botànic.-El preacuerdo cierra un litigio que ha durado más de 15 años

El largo litigio en torno al solar de Jesuitas de Valencia ha entrado en una vía de solución. El Ayuntamiento de Valencia y la cadena Expogrupo, propietaria del terreno, han alcanzado un preacuerdo que evitará la construcción de un establecimiento hotelero de 11 plantas junto al Jardí Botànic. Según ha anunciado la alcaldesa, Rita Barberá, el Consistorio recibirá el solar a cambio del edificio del nuevo Ayuntamiento, situado en la avenida de Aragón y cuyas dependencias se han trasladado al complejo de Tabacalera. "Es una muy buena noticia", ha destacado Barberá, que encarrila así una polémica urbanística que ha recorrido los tribunales casi durante tres lustros y que encontró en el colectivo social Salvem El Botànic su más firme opositor. "Estamos muy felices", han afirmado desde la plataforma sobre el preacuerdo.

Una sentencia reciente del Tribunal Supremo confirmó que el propietario del solar tenía derecho a construir el hotel, lo que reabrió la puerta a una negociación que el Ayuntamiento había intentado sin éxito en los últimos años. "No ha sido fácil", ha afirmado Santiago Twose, consejero delegado de Expogrupo. La cadena tiene intención de derribar el nuevo Ayuntamiento e iniciar en un año la construcción del hotel de cinco estrellas en la avenida de Aragón.

Según ha explicado la alcaldesa -que ha comparecido con los concejales Alfonso Grau y Jorge Bellver-, el preacuerdo no incluye compensaciones económicas. Los derechos de edificabilidad de Expogrupo en Jesuitas, de 16.441 metros cuadrados de techo, se trasladarán a la parcela de la avenida de Aragón. El solar liberado del ladrillo será recalificado como zona verde. Barberá ya se ha puesto en contacto con el rector de la Universitat de València, Esteban Morcillo, para plantearle la posibilidad de ampliar el Jardí Botànic.