Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 'caso Gürtel'

Luna declara ante el tribunal que recibió el informe del 'caso Gürtel' de forma anónima

El portavoz socialista se sienta en el banquillo a raíz de una denuncia del PP.-El fiscal pide la absolución porque "no hay pruebas"

El portavoz parlamentario socialista, Ángel Luna, ha reiterado esta mañana ante el tribunal que le juzga por supuesto encubrimiento que recibió de forma anónima el informe del caso Gürtel que mostró en las Cortes valencianas en marzo de 2010. Según Luna, encontró el documento en la mesa de su despacho y posteriormente lo perdió "de vista", ya que tuvo acceso a ese y otros informes al aceptarse la personación de los socialistas de la parte de la trama que se investiga en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Al portavoz le han preguntado si es posible que el informe esté archivado en su despacho, a lo que ha respondido que sí, pero que no lo ha encontrado pese a haberlo buscado activamente.

Luna se sienta en el banquillo acusado de un supuesto delito de encubrimiento a raíz de una denuncia del PP. El juez del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano Juan Montero consideró insuficientes las explicaciones ofrecidas por el diputado sobre cómo llegó a sus manos un informe policial del caso Gürtel que mostró en la tribuna de las Cortes. El documento, que estaba bajo secreto de sumario, detallaba cómo la trama corrupta sacó un provecho millonario de la visita a Valencia del papa Benedicto XVI en 2006 a través de un contrato a medida de Canal 9, cuyo director en aquel momento, Pedro García, era íntimo amigo de Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla en Valencia de la red corrupta. El primer juicio por el caso Gürtel se celebra así contra uno de sus denunciantes.

Durante la vista oral, que ha comenzado a las 10.35 y ha terminado pasadas las 13.30, el fiscal ha afirmado que no acusa a Luna "porque es imposible hacerlo". "Como ministerio fiscal no podemos perseguir a nadie por hipótesis. En nuestro ordenamiento jurídico, jamás la hipótesis puede ser medio para desvirtuar la presunción de inocencia. Hacen falta pruebas y en este caso no las hay", ha señalado.

Por su parte, el abogado del PP, que insiste en pedir la inhabilitación del parlamentario por encubrir supuestamente al filtrador del informe, ha hecho muchas preguntas sobre el documento tanto a Luna como al secretario general del PSPV, Jorge Alarte -citado como testigo-, y a tres responsables de seguridad de las Cortes. Pero hasta el momento no ha presentado ninguna prueba que respalde su acusación.

El letrado que defiende al portavoz socialista se ha preguntado cómo va a proteger Luna de un supuesto delito de revelación de secretos a un presunto autor "que no sabe quién es". El propio portavoz, ya en el turno de última palabra, ha destacado que considera que el juicio se ha celebrado porque representa a un grupo parlamentario que intenta "combatir el binomio opacidad-impunidad". Luna ha añadido: "Creo que moralmente hago lo correcto".

Luna ha llegado al TSJ pasados unos minutos de las 10.00, media hora antes de comenzar la vista oral, y arropado por el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, llamado como testigo por el PP, la mayoría de diputados autonómicos socialistas y miembros de la Ejecutiva. El juicio ha arrancado a las 10.35 con la lectura de los escritos de acusación y de defensa. La presidenta del TSJ valenciano, Pilar de la Oliva, preside el tribunal. El abogado de Luna ha planteado tres cuestiones previas de nulidad del proceso que serán resueltas en la sentencia.

Luna, que esgrimió el informe sobre la trama en un debate parlamentario con el presidente Francisco Camps en marzo de 2010, ha declarado reiteradamente que el informe le llegó de forma anónima y que no sabe dónde está, porque tras personarse en el caso Gürtel como acusación tuvo acceso a todos los documentos por vía informática. A pesar de que en la instrucción no figura prueba alguna que desvirtúe esa versión, el juez decidió sentarlo en el banquillo por obstruir supuestamente la identificación de quien hizo la filtración. El ministerio público pidió el archivo y después la absolución de Luna. El PP, por su parte, pide para el portavoz socialista dos años y nueve meses de inhabilitación y una multa de 26.250 euros.

Fuentes jurídicas han señalado que, dada la falta de consistencia de la acusación, todo apunta a que será absuelto.