Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El presidente abre la vía a la sucesión

El PP pide elecciones anticipadas y confía en que el PSOE no sepa llevar bien las primarias

Los populares siguen pensando que es muy posible que los comicios se adelanten a otoño, aunque Zapatero insiste en que agotará la legislatura.- Cospedal pide al PSOE que deje a los españoles elegir

El PP lleva meses pidiendo elecciones anticipadas, así que, ante la decisión de Zapatero , los dirigentes están optando por el camino más fácil: insistir en su petición de elecciones. Anticipadas. Los populares siguen pensando que es muy posible que se adelanten a otoño, aunque Zapatero insiste en que agotará la legislatura. Esperanza Aguirre y Francisco Camps, dos dirigentes que pedían ese adelanto electoral incluso el año pasado, cuando Mariano Rajoy aún no había decidido reclamarlo insistentemente, se han apresurado a pedirlo en cuanto se ha conocido la decisión de Zapatero.

Dolores de Cospedal ha sido hoy la voz del partido en un mitin con Camps y Rita Barberá en Valencia, una comunidad que llevaba dos años sin pisar y que ahora, después de la confirmación de Camps pese a estar imputado por cohecho, ha visitado dos veces en una semana. Cospedal ha asegurado que el de Rodríguez Zapatero es "un Gobierno que no tiene fe en sí mismo ni fe en los españoles" y que "se ha perdido un tiempo precioso para trabajar por los ciudadanos y resolver sus problemas". La secretaria general del PP ha pedido al PSOE que deje elegir a los españoles y ha asegurado que los ciudadanos "quieren de candidato a Mariano Rajoy".

El presidente valenciano también se ha referido, con euforia, al anuncio de presidente del Gobierno y ha asegurado: "Hemos ganado", porque, ha dicho, "se va para siempre" el responsable del que ha sido, a su juicio, "el peor Gobierno de España".

Mariano Rajoy tiene descanso este fin de semana y no está previsto que diga nada sobre la sucesión de Zapatero al menos hasta el lunes, aunque todo puede cambiar si él lo decide. Los primeros mensajes en el twitter oficial del PP eran muy claros: "A todos los que estáis encantados: Zapatero se va, pero sigue el PSOE". Y la versión oficial de un portavoz de Rajoy también fue en ese sentido: "El PP ya pidió hace un año que se diera la palabra a los españoles, desde entonces se ha perdido el tiempo y ha sido peor para España. El PSOE sigue enfrascado en sus problemas internos sin atender a los problemas de los españoles".

Lejos del trazo grueso de los mítines y las declaraciones públicas, varios dirigentes del PP consultados tras conocerse la decisión de Zapatero coinciden en un análisis. El cambio de escenario, dicen, no favorecería en principio a Rajoy, que está muy cómodo con el actual mientras el PP no deja de mejorar en las encuestas. Sin embargo, la mayoría insiste en que el PP daba por hecho que Zapatero no se presentaría -Rajoy pensaba que sí lo haría hasta que en Navidades cambió de opinión- y ahora, aunque los socialistas podrían tener una oportunidad de cambiar el tercio, las divisiones internas y la tensión les impedirá aprovecharla.

"No creo que el PSOE esté preparado para hacer bien unas primarias", señalaba un dirigente. Para el PP, por tanto, cómo afecte este cambio a sus perspectivas es una incógnita, pero en un análisis rápido la mayoría de los dirigentes creen que les va a beneficiar mucho la crisis interna que, presumen, se abrirá con las primarias. Otros hablan incluso de que abrir este melón antes de unas elecciones es un "regalo" para el PP porque le pone muy fácil la campaña. Los populares se sienten favoritos y con el viento de cara, pero eso sí, son conscientes de que precisamente por eso necesita un muy buen resultado en las autonómicas y municipales, y sobre todo ganar en Castilla-La Mancha, para que no se hable de fracaso.