Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La academia del cóctel

El Dry Martini de Barcelona estrena escuela para aprender a elaborar sofisticados combinados

En un recipiente previamente enfriado con hielo se vierte 5,5 centilitros de ginebra y 1,5 centilitros de vermouth seco. Se mezcla con una cuchara larga, se sirve en una copa corta de boca ancha y se decora con una piel de limón y una aceituna clavada en un palillo. Esto es un dry martini, el cóctel más famoso del mundo, del que existen diversas variedades, la de vodka y vermouth popularizada por el agente secreto más célebre del mundo, James Bond, de quien sabemos bien que le gusta "mezclado, no agitado".

Y Dry Martini es también el nombre de una de las coctelerías más emblemáticas de Barcelona, propiedad del empresario y barman Javier de las Muelas. Desde el 30 de marzo, este excelente bar, uno de los mejores del mundo, abre sus puertas a los aficionados con un curso para aprender a elaborar cócteles. Una oportunidad de llevarse un trocito del ingenio creador de los responsables del bar a casa y probar suerte replicando sus creaciones. "Es mi manera de devolverle a la restauración una parte de todo lo que me ha dado", afirma el empresario, quien ofrecerá su premiada maestría y su particular visión del oficio del barman como sacerdote de los cócteles en la Dry Martini Academy.

A la academia del cóctel se accede desde el Dry Martini siguiendo un intrincado recorrido hasta llegar al Speakeasy, el restaurante camuflado que De las Muelas que abrió hace seis años en el almacén y al que bautizó con el nombre de los establecimientos clandestinos que vendían alcohol en Estados Unidos durante la ley seca. "El concepto se asemeja a un río que va buscando su curso y a veces hace pequeños meandros que le desvían ligeramente de su trayectoria", explica De las Muelas. El cliente entra primero en la coctelería, luego va al restaurante y llega a la academia.

Jugar a ser un barman, introducirse en el mundo del cóctel y perfeccionar el arte de mezclar bebidas alcohólicas. Estas son las opciones que ofrece la academia, que tiene cursos que duran desde 45 minutos hasta ocho horas. Iniciación a la coctelería y El bar en casa son dos de los cursos básicos a los que se añaden en este inicio otros temáticos dedicados al gin-tonic y el Mojito.

La coctelería vive, de acuerdo con Javier de las Muelas, una edad de oro gracias, en parte, a su feminización. "Antes, cuando una mujer entraba en un bar los hombres la miraban extrañados. La entrada de la mujer en las coctelerías ha aportado luz y contribuye a llevar a estos establecimientos al lugar que se merecen y hacerlos tan reconocida como la alta cocina". Esa luz se deja ver en el nuevo espacio. Con un ambiente que deja atrás la calidez de la carpintería y la eterna rosa fresca que preside la barra del Dry Martini. La academia es un espacio moderno y joven, pensado para favorecer la creación y la formación de futuros sacerdotes del cóctel.

"Mucha gente me insistía en que querían aprender y llevaba muchos años con la idea de crear esta academia", asegura el empresario, quien en 2009 publicó Javier de las Muelas cocktails & drinks book, y dedica parte de su tiempo a hacer giras y sesiones formativas. La Dry Martini Academy es un espacio fijo para ello y abierto a los amantes del cóctel con cursos que van desde 30 euros