Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares y amigos de Austin Bice buscan al joven en la Casa de Campo

Medio centenar de personas, divididas en grupos de cuatro, rastrean la orilla del río Manzanares y preguntan a personas sin hogar

A las 11 de la mañana comenzaba la marcha. Una jornada dedicada a la búsqueda del estudiante de intercambio desaparecido desde hace una semana. Medio centenar de amigos, familiares y conocidos del californiano Austin Taylor Bice se han organizado en grupos de cuatro para rastrear las zonas cercanas a la discoteca La Riviera (Virgen del Puerto) donde se le vio por última vez. Se han organizado en torno al río Manzanares y la Casa de Campo.

Durante todo el día, van a buscan en edificios abandonados y en otros lugares techados. Están preguntando a los indigentes que se encuentran por la zona. Sin éxito por el momento. Un portavoz de la familia del estadounidense, Juan Gabriel Paredes, ha explicado que la Policía está rastreando las llamadas del móvil de Bice. Además ha precisado que su primo no tiene problemas psicológicos y que nunca había desaparecido antes. Desde que desapareció el californiano no ha utilizado sus tarjetas de crédito, ni enviado ningún email desde el correo universitario ni responde a los dos móviles que llevaba. Tanto el que trajo de EE UU como el que adquirió en Madrid están apagados o fuera de cobertura.

El padre del chico de 22, Larry Bice, años ha asegurado que no se marchará de vuelta a San Diego hasta que su hijo aparezca. Ha agrecido a todos el apoyo que está recibiendo desde que llegó a Madrid el miércoles por la mañana. A su llegada acudió a la embajada de EE UU en la capital y se reunió con miembros de la universidad Carlos III en la que Austin Taylor Bice estudiaba. Iba a cursar un semestre en España para completar los estudios de Finanzas que empezó en la San Diego State University.

Más información

  • Medio centenar de personas, divididas en grupos de cuatro, rastrean la orilla del río Manzanares y preguntan a personas sin hogar