McKagan hace de gurú financiero

El bajista de los Guns n' Roses crea una consultora para gestionar la fortuna de otros roqueros

Las drogas y el alcohol estuvieron a punto de acabar con la vida de Duff McKagan. Eso fue en 1994. Ahora, 17 años después, el bajista de los Guns n' Roses, con 47 años en sus espaldas, se lanza a una nueva aventura: gestionar la fortuna de otros músicos. Y para ello acaba de crear, junto al inversor británico Andy Bottomsley, su propia firma financiera, Meridian Rock.

McKagan cuenta, en una entrevista con Fortune, que un día, mientras se recuperaba de los excesos del vicio, se puso a temblar cuando vio la pila de documentos relacionados con las cuentas de la banda. Les echó un vistazo y que no fue capaz de entender si habían ganado o perdido dinero con las giras. Así que decidió seguir un curso de contabilidad básica en California.

Más información

Cuatro años después se mudó a Seattle, donde el roquero siguió ilustrándose sobre la manera de descifrar la complejidad de los números, en lugar de dejar llevarse por ellos hasta la ruina. Y con esa misión acaba de crear la firma, para asesorar a otros músicos y bandas en un mundo en el que la gente con chaqueta, corbata y maletín son vistos como los enemigos.

"Me llevó el doble de tiempo que un chaval de 18 o 19 años hacer los deberes, pero lo conseguí", comenta con cierto orgullo. Y mientras aprendía cómo dar sentido al baile de cifras, poco a poco fue construyendo su cartera de inversión. Era los años en los que estaba creando Velvet Revolver. Después tocaría para Jane's Addiction y crearía Loaded.

Asesor de amigos y columnista

En el mundo de la música ya corría desde hacia tiempo la voz de que McKagan sabía hacer algo más que picar las teclas de una calculadora. Y empezaron así las llamadas de los amigos buscando consejo sobre cómo invertir su dinero, si en ladrillo o en papel. Hasta la revista Playboy le reservó una columna para hablar de cosas de negocios, titulada Duffonomics.

"Es surrealista que la gente me vea como la voz de los negocios en la industria de la música", comenta en la presentación de la web de la publicación para adultos. La lectura que hace de este cambio radical en su carrera profesional es simple: no quería verse a los 60 años completamente hundido en las deudas, después de haber hecho tal cantidad de dinero en su juventud.

Ahora el bajista de los Guns n' Roses quiere convertirse en una especie de puente que una el mundo del rock con el de las finanzas. En la entrevista con Fortune, cuenta que conoció a Bottomsley hace año y medio, y que la conexión fue inmediata. Ahora están entrevistando a gestores de fondos en Europa y EE UU, y buscando el apoyo de otros nombres del negocio.

McKagan cree que el hecho de no vestir con chaqueta ni llevar corbata hará sentirse más cómodos a los músicos que acudan a su firma para recibir consejo. Y deja claro que el no representa a "The Man", a los grandes tiburones de Wall Street, a los que califica de criminales. "Queremos educar a otros roqueros sobre sus finanzas, no engañarlos ni tratarlos como tontos".

ELPAÍS.com
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción