La campaña 2.0

La web R2-D2 de Lissavetzky

El candidato socialista presenta un ruidoso 'microsite' para centralizar su presencia en las redes sociales y se convierte en la comidilla de Twitter por su diseño

De pie, micro en mano, sin atril y con cinco grandes pantallas detrás en las que se proyectaba su nueva criatura virtual, el candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha presentado esta mañana el microsite www.laclavequecambiamadrid.es, sin duda la web más llamativa y ruidosa de las lanzadas hasta ahora en Madrid de cara a las elecciones del 22-M, que prometen ser las más digitales hasta el momento por la explosión de las redes sociales y el avance en el uso de internet en España. No se trata de su web o portal electoral sino de una pequeña página para centralizar el acceso a todos sus perfiles y cuentas en las redes sociales. "Creo en estar a pie de calle y eso hoy en día equivale a estar en las redes sociales", ha declarado el aspirante a desalojar a Alberto Ruiz-Gallardón del palacio de Cibeles.

Más información

Si Esperanza Aguirre optó por una web limpia y sencilla con sobredosis de presencia de la candidata y del juego de palabras con su nombre, la campaña 2.0 se animó con el lema a lo Manu Chao y el posado de Gallardón rodeado de daneses, una imagen tomada de un banco de datos y empleada por otras muchas web, como la Agencia Tributaria catalana, que el alcalde de Madrid se vio obligado a cambiar por el revuelo que produjo. A ambos siguió la oposición. Tomás Gómez presentó ayer una web más participativa, personalizable y con más contenido pero falló en redes sociales al dejar su anterior cuenta en Twitter en manos de un suplantador.

Las seis claves del candidato

Hoy, le ha tocado el turno a Lissavetzky con www.laclavequecambiamadrid.es/, página que hace y promete hacer mucho ruido. La web se presenta bajo el título LSVTZKY 6.0. Existe la web 2.0 o de la participación ciudadana y también la web semántica o 3.0, pero ¿qué es este invento del 6.0?, se pregunta el usuario al entrar antes de descubrir, y nunca mejor dicho, la clave del asunto. Pero apenas le da tiempo a pensarlo antes de que le asalte una machacona sintonía compuesta por un híbrido entre el teclear de un ordenador, el sonido ambiente de una nave espacial o de una sala de máquinas y los ruidos robóticos de R2-D2. Lo habitual en las webs con música es que esté desactivada y que sea el lector, si le apetece, el que lo active.

La página, en la que solo hay dos colores, el rojo y el blanco, también agrede al usuario en lo visual: está llena de animaciones y de parpadeos muy molestos. Nada más entrar, se saluda al lector con un rosario de gigantes letras rojas, muchas en mayúsculas, que se borran y escriben continuamente, un reloj de cuenta atrás para las elecciones que no para de restar minutos y segundos y una multitud de cursores parpadeantes. Gráficamente, no hay un patrón de lectura (no se sabe qué mirar, por dónde empezar porque está descompensada y no hay un contenido que predomine claramente diferenciado).

Hasta cuatro veces se repite el lema "la clave que cambia Madrid", el único contenido de la página junto a los enlaces los perfiles del candidato en las redes sociales -Facebook, Twitter y Tuenti- y en otras herramientas como Youtube y Flickr. Estas claves son seis -aquí es donde descubrimos el por qué de LSVTZKY 6.0- y se resumen en un vídeo rodado en la azotea del hotel de Las Letras de Gran Vía. Después, los asuntos troncales de su campaña se esbozan sueltos, uno a uno, en su correspondiente vídeo.

El propio candidato socialista los describe brevemente pero no revela medidas concretas para lograr dichos objetivos, que son fomentar el empleo, frenar el endeudamiento, no más contaminación, acabar con el abandono y desequilibro de los barrios, construir "juntos" el futuro de la ciudad con un "Ayuntamiento que escucha" y llevar a Madrid a la vanguardia de Europa. Al margen del contenido o el diseño, la web es discutible desde el punto de vista técnico, ya que usa Flash. Los robots de búsqueda no leen esa tecnología y no posicionan el contenido. Hay errores en la maquetación de la página, desde la hoja de estilo hasta el html, por lo que no resulta una web accesible.

Desde antes de que se presentara la web, ya se podía acceder y los comentarios, algunos de lo más mordaz, han llegado al instante. En Twitter, ha causado estupor. A las 12.30 había entrado en el top ten de los trending topic o temas más comentados (en el puesto ocho), de donde ha salido dos horas después. Sobre todo se comenta el ruido que acompaña la web y otras páginas analizan su código fuente -cómo están hechas su tripas- y las keywords o palabras claves para los buscadores, en las que se escribe hasta de 12 formas distintas -la correcta y 11 erróneas- el nombre del candidato, difícil de escribir y de retener. "Es horrorosa, un atentado a la vista y al oído. Ains!", resume por ejemplo @pizkitadeKepler, mientras otros se quejan de que puede provocar ataques epilépticos y de que daña a la vista. Otros usuarios le recomiendan que despida a sus asesores y las bromas se cuentan por docenas -"He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser... - Pues yo he visto la web de Lissavetzky"-. La web electoral completa del candidato no llegará hasta dentro de dos semanas y será creada y enriquecida tras el diálogo directo con el posible votante a través de las redes sociales (eso promete Lissavetzky).

Así es la nueva web presentada por el candidato socialista para aunar su presencia en las redes sociales.
Así es la nueva web presentada por el candidato socialista para aunar su presencia en las redes sociales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50