Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operación Chamartín, día 1

Aprobada definitivamente la megaoperación urbanística, "un pelotazo" según IU y un proyecto que "va a modificar el futuro de los madrileños" según Gallardón.- Prevé una inversión de 11.100 millones y generará 20.000 empleos anuales durante 12 años

Así quedará la Castellana una vez se lleve a cabo la Operación Chamartín.
Así quedará la Castellana una vez se lleve a cabo la Operación Chamartín. CARMEN AYUSO

El Plan Parcial de Reforma Interior del Área Prolongación de la Castellana, es decir, la Operación Chamartín, ha recibido esta mañana el sello definitivo: la aprobación del pleno del Ayuntamiento de Madrid, último trámite administrativo antes del inicio de las obras de la futura ciudad financiera de la capital. Se trata del mayor proyecto urbanístico que se realizará en la capital en los próximos 30 años y se espera que sea uno de los motores económicos de la ciudad y que sirva para recuperar las depauperadas cuentas municipales. Ha votado a favor PP y PSOE y en contra IU, que lo considera "un pelotazo" urbanístico. El alcalde, en contra de su costumbre, ha intervenido al final del debate para decir que el Ayuntamiento "corona hoy el trabajo de más de 20 años" con el acuerdo en materia urbanística más importante de la legislatura y con un proyecto que "va a modificar el futuro de los madrileños".

El plan, que recibió el aval del Gobierno regional a finales de enero, prevé una inversión de 11.100 millones de euros -4.300 en la urbanización e infraestructuras y 6.800 en la edificación- y generará 20.000 empleos anuales durante 12 años, según los cálculos de sus impulsores. A su favor, el portavoz socialista, David Lucas, ha resaltado que "desde el Gobierno de España se ha hecho una gran esfuerzo" para sacar adelante esta operación y ha señalado que el desarrollo de este espacio va a contribuir a crear la city de Madrid y a lograr que la ciudad "sea mucho mas competitiva y genere más riqueza y empleo".

Las cifras del proyecto

No obstante, cree que queda por saber qué se va a hacer con el túnel del cierre norte de la M-30 y ha pedido que la propuesta definitiva cuente con el consenso de los vecinos de la zona para que tenga el menor impacto posible en las zonas residenciales. Por su parte, el portavoz municipal de IU, Ángel Pérez, ha denunciado que la gestora privada Duch (Desarrollo Urbanístico Chamartín), en la que participan el BBVA y la Constructora San José, ganará 3.000 millones sin tener suelo en la zona y ha apostillado: "Cuando les pedimos que ayuden a las personas que viven y duermen en los bancos no nos referimos a esto".

Junto al Plan Parcial, el pleno ha ratificado además el convenio urbanístico que suscribieron al efecto hace dos años el Ministerio de Fomento, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, Adif, Renfe y Duch, que puso en marcha la operación. Afecta a una alargada franja de suelo de 312 hectáreas que va desde el Nudo Norte de la M-30 hasta la M-40, casi en el límite del término municipal de Madrid, en su mayor parte ocupada por vías de ferrocarril de la estación de Chamartín. Se estructura en torno a un gran eje vertebrador que es la nueva Castellana con una longitud de 2,6 kilómetros y una sección de 83 metros y dos bulevares arbolados de 13,5 metros de anchura.

Se prevé la construcción de 17.000 viviendas -4.000 serán de protección pública-, 1.204.000 metros cuadrados de oficinas, 165.000 de uso hotelero, otros 165.000 de uso comercial, 542.000 metros cuadrados de zonas verdes y 305.000 de equipamientos. Entre las infraestructuras que se construirán con cargo a los propietarios del suelo -y con un coste de más de 1.900 millones- destacan la prolongación de la Línea 10 de Metro en 4,2 kilómetros con cinco nuevas estaciones; así como la ampliación en 2,6 kilómetros de la Castellana y su conexión con las circunvalaciones M-30 y M-40. Por su parte, el Ministerio de Fomento y ADIF van a acometer, entre otras actuaciones, la remodelación y ampliación de la Estación de Chamartín y la construcción de dos nuevas estaciones de Cercanías, que se suman al túnel para el AVE entre Chamartín y Atocha, y la conexión con el aeropuerto de Barajas, ya en ejecución.

Asimismo, se construirá el by pass norte de la M-30 que conectará la avenida de la Ilustración con Pío XII y la A-1, con una inversión de 1.400 millones de euros. El presidente de Duch, Emilio Cebamanos, dijo recientemente a Efe que las obras se iniciarán en el primer semestre de 2012 en su fase de urbanización, que durará cerca de tres años, y el primer edificio estará terminado en 2018. Cuando esté acabado, en este espacio al norte de la capital se levantará el mayor rascacielos de Madrid, con 60 pisos, según dijo el arquitecto de la operación, José María Ezquiaga. Además de ese rascacielos habrá -salvo modificación- otros 14 con más de 25 plantas -25, 30, 40, 50 o 60-, todos destinados a oficinas y concentrados en los extremos norte y sur de la operación y en el centro, así como una decena de torres de 15 o 20 pisos para viviendas, 4.000 de las cuales tendrán algún tipo de protección pública.

Casi 20 años de anuncios y negociaciones

- En octubre de 1993 Renfe convocó un concurso para explotar y dotar de uso 610.000 metros cuadrados de su propiedad ocupados por las vías de la estación de Chamartín. Unos días antes se conoció el proyecto de Argentaria, elaborado por el arquitecto Ricardo Bofill, para desarrollar urbanísticamente la zona.

- En junio de 1996, el Ayuntamiento de Madrid suscribió un convenio con varios propietarios de terrenos. El acuerdo suponía el pistoletazo de salida a la Operación Chamartín, que consistía en la recalificación de suelo para construir 1.000 viviendas a cambio de que los promotores, Renfe y Argentaria, fundamentalmente, financiaran los equipamientos de transportes.

- En julio de 1998, el Ayuntamiento avaló el estudio económico realizado por la sociedad Desarrollo Urbanístico de Chamartín (DUCH) sobre la operación que preveía ampliar la Castellana hasta la M-40. El coste estimado entonces rondaba los 1.000 millones de euros y el proyecto incluía la construcción de 56 nuevas calles.

- En septiembre del mismo año, el entonces consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, anunció su intención de presentar un proyecto para permitir la construcción de 12 rascacielos en los terrenos de la Operación Chamartín.

- En 1999, el Ayuntamiento de Madrid elevó la edificabilidad en el futuro desarrollo urbanístico un 25%. La medida permitiría construir 14.000 viviendas de precio libre. Además, se reservó suelo para levantar viviendas protegidas.

- En diciembre de 1999, el Ayuntamiento de Madrid aprobó el inicio del proceso para hacer una modificación puntual de su plan general urbanístico para ampliar en tres kilómetros la Castellana y poder construir en la nueva zona.

- En 2002, el Consistorio de la capital aprobó la modificación puntual en el PGOU que afectaba al desarrollo de Chamartín.

- En 2005, Esperanza Aguirre, presidenta de Madrid, y Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de la ciudad, culparon al Ministerio de Fomento de paralizar el proyecto.

- En 2006, el Ministerio de Fomento alcanzó un acuerdo con Duch, los gestores del suelo: a cambio de 2.000 millones, la empresa construiría pisos baratos.

- En diciembre de 2008,

más de 15 años después de planearse la operación, el Ayuntamiento de Madrid y Fomento firmaron el convenio que dará luz verde a la mayor operación urbanística de Madrid para los próximos 30 años. Se construirá un nuevo barrio sobre las vías (soterradas) de Chamartín. El proyecto tenía un coste estimado de 11.000 millones.

- En diciembre de 2009, Gallardón aprobó el plan parcial definitivo.

- En enero de este año 2011, la Comunidad de Madrid emite un informe medioambiental favorable para la Operación Chamartín.

- Hoy, aprobación en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, último trámite administrativo.

Más información