Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Policía y Guardia Civil coinciden en que Sortu es "un instrumento de Batasuna" y un "proyecto de ETA"

Los informes han sido remitidos esta mañana por Interior a la Fiscalía General y a la Abogacía del Estado.- Ambos destacan la sentencia de Estrasburgo sobre Batasuna, que dice que no basta con que los estatutos rechacen la violencia. La policía cree que Sortu se crea "bajo directo control" de ETA.- El instituto armado añade que está al servicio de la estrategia de ETA

Los informes sobre Sortu, el partido político que pretende legalizar la izquierda abertzale, que han elaborado el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil dejan claro que esa nueva formación es una continuidad de Batasuna y un proyecto de ETA, según fuentes de la lucha antiterrorista. Ambos cuerpos han llegado a esa conclusión tras el análisis de documentos incautados a la banda terrorista en operaciones desarrolladas en los años 2008 y 2009 y después de escudriñar las declaraciones de los dirigentes de la ilegalizada Batasuna que han estado en la génesis de Sortu. Los dos informes subrayan cómo la sentencia del Tribunal de Estrasburgo en la que se ratificó la ilegalización de Batasuna insiste en que no basta con que en los estatutos y el programa político se rechace la violencia, si no que es necesario analizar los hechos anteriores que llevan a la creación del nuevo partido por si de ellos se derivase una continuidad entre el partido proscrito y el nuevo. La policía incluso añade que el partido se creó "bajo directo control" de ETA.

El informe redactado por la Guardia Civil asegura que Sortu es "un instrumento creado por Batasuna" y se afirma que, a pesar de que rechace el uso de la violencia, incluida la de ETA, está "al servicio" de la estrategia marcada por la banda terrorista. La Guardia Civil asegura que el nuevo partido de la izquierda abertzale nace de la estrategia marcada por ETA "tras el fracaso del último proceso de negociación" y ante la necesidad de volver a las instituciones. En concreto, según el informe, Sortu es fruto del proceso asambleario iniciado por la banda a mediados de 2007, del que surgió la idea de "diseñar un nuevo planteamiento estratégico para forzar un nuevo proceso de paz".

Para avalar la tesis de la continuidad de Batasuna, el informe de la Guardia Civil, incluye un total de siete documentos intervenidos a varios detenidos por pertenencia a ETA, entre ellos el de los presuntos dirigentes de Ekin, Egoitz Garmendia y Gorka Zabala, en los que se detalla la intención de la banda terrorista de "crear un referente político como instrumento de decisión de Batasuna" que "pueda presentarse a las elecciones municipales de 2011".

El de la policía, por su lado, insiste en que Sortu es una iniciativa que está encuadrada en la estrategia de ETA, según los documentos incautados entre 2008 y 2009, en los que ETA proyecta cómo presentarse a las elecciones autonómicas y municipales. En ellos, subraya, ETA encargó a los dirigentes de la extinta Batasuna el crear una alianza de partidos independentistas (el llamado proyecto Bateragune) y posteriormente refundar Batasuna, lo que, a su juicio, es lo que hacen los creadores de Sortu.

La policía considera que las declaraciones que han hecho los dirigentes de la izquierda abertzaleantes de crear el partido avalan que el nuevo partido es la continuidad de Batasuna y la plasmación del proyecto de estrategia política de ETA. Es decir, que los miembros de la formación ilegal han estado desde el principio en la gesta de Sortu.

En su documento, además de aportar pruebas de la "militancia significada" de algunas de las personas que intervinieron o estuvieron presentes en los distintos actos de presentación de Sortu y de la entrega de sus estatutos en el Registro de Partidos Políticios del Ministerio del Interior, la Guardia Civil alerta de que "independientemente de Sortu, Batasuna está desarrollando en el ámbito local un proceso previo a la presentación de candidaturas, a través de la elaboración del Herri Programa, adaptado a las diferentes circunscripciones electorales y tipo de elección".

El Ministerio del Interior no ha agotado los plazos previstos por la ley y ha enviado a la Fiscalía General y a la Abogacía del Estado la solicitud de registro como partido de Sortu, la nueva marca política de la izquierda radical abertzale, así como los informes policiales que aseguran que es una continuación de Batasuna, para que recurran su inscripción ante el Tribunal Supremo. En una nota, Interior señala que junto a los estatutos que registró en el ministerio Sortu el pasado día 9, ha remitido a Fiscalía y Abogacía los informes sobre dicho partido, su origen y sus posibles vinculaciones con la ilegalizada Batasuna para que estas instituciones actúen de acuerdo con la Ley de Partidos.

La decisión del ministerio de Interior de remitir un informe a la Fiscalía General y a la Abogacía del Estado fue anunciado ya el pasado viernes por el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Entonces, el también titular de Interior aseguró que desde antes de que Sortu fuera presentado en público, Policía Nacional y Guardia Civil ya trabajaban en la elaboración de los informes que ahora servirán para justificar, o no, la ilegalidad de la marca abertzale y advirtió de que "los tiempos son muy cortos".

Desde el primer día, el Gobierno ha contenido su satisfacción ante el paso dado por la izquierda abertzale, que por primera vez ha rechazado el uso de la violencia y ha mencionado expresamente a ETA en este contexto, máxime cuando el PP ya ha advertido de que romperá el Pacto Antiterrorista si el partido es inscrito por el Ministerio del Interior.

Serán los tribunales, el Supremo primero y el Constitucional después, quienes diriman si Sortu cumple con la Ley de Partidos.