Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Principio de acuerdo entre los sindicatos y el Gobierno murciano por la Ley del 'tijeretazo'

El principal escollo reside en la negativa del Ejecutivo a rebajar la jornada laboral.- Valcárcel se queja del distinto trato que reciben las comunidades

Cuando el pasado 27 de diciembre la Asamblea regional de Murcia aprobó, con los votos del PP, la Ley de Medidas Extraordinarias para la Sostenibilidad de las Finanzas Públicas, conocida como el tijeretazo, para reducir en 300 millones de euros la deuda de la comunidad autónoma, la oposición por parte de los sindicatos de la función pública fue unánime.

Desde entonces, se han sucedido las manifestaciones, algunas acompañadas de disturbios, convocadas por los sindicatos para protestar, por las duras medidas que incorporaba la Ley del Tijeretazo. Entre otras, el aumento de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas, la reducción del coste de las sustituciones por bajas laborales o la rebaja del 10% de los complementos de las guardias y turnos del personal del Servicio Murciano de Salud.

A finales de enero, el Gobierno de Ramón Luis Valcárcel accedió a negociar con los agentes sociales el desarrollo de la Ley. Desde entonces ha habido varias reuniones pero sólo en la de hoy parece que las consejerías de Educación, Presidencia y Sanidad se han avenido seriamente a escuchar las propuestas de los sindicatos. Esta mañana la Administración les ha presentado un documento con cambios sustanciales en la línea de las peticiones que días atrás les habían planteado los representantes de UGT, CC OO, CSI-F, SATSE, STERM, ANPE, SAE, SIDI Y CESM. "Valoramos este esfuerzo positivamente porque es la primera vez que desde el Gobierno se nos hace una propuesta seria en algo sustancial. La sensación es que hay interés por negociar", ha dicho un representante del sindicato de médicos CESM.

Entre las modificaciones se encuentra la reducción a la mitad de los recortes salariales que se había decidido aplicar a los funcionarios y la fijación de una fecha de caducidad de la Ley que estaría en vigor hasta el 31 de diciembre de 2011. Sin embargo no parece que estos cambios vayan a ser suficientes. A falta de que los sindicatos estudien a fondo las propuestas, esta mañana, después de la primera de las tres reuniones que tienen previstas celebrar a lo largo del día de hoy -la primera concluyó a las 10.30, la segunda ha comenzado a mediodía y la última está previsto que tenga lugar después de comer- el principal escollo ha estado en la negativa del Ejecutivo murciano a no retirar el aumento de la jornada laboral de 35 a 37.5 horas semanales. "Mientras no se reduzca, los sindicatos no acordaremos nada", ha afirmado Luis Esparza Navarro, Secretario de Acción Sindical del sindicato de enfermería SATSE.

Por su parte, Valcárcel se quejó del distinto trato que reciben las comunidades autónomas en una clara alusión a la posibilidad de emisión de deuda que ayer autorizó José Luis Rodríguez Zapatero al presidente de la Generalitat, Artur Mas. Valcárcel espera que desde el Gobierno central "no se discrimine" a la comunidad que preside ya que Murcia tiene "la mitad de deuda que Cataluña".

Mientras el Ejecutivo murciano trata de hacer frente a la deuda con normas como la del tijeretazo, los sindicatos continúan oponiéndose a la misma como solución. Anoche, el sindicato de médicos CESM reunió a dos centenares de facultativos que cortaron por un tiempo la calle Juan Carlos I. Para el próximo 22 de febrero está prevista una huelga general.