Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo anula la condena de Otegi por el 'caso Sagarduy'

El alto tribunal aprecia "parcialidad de la presidenta" de la Sala y ordena que se repita el juicio

El Tribunal Supremo ha anulado la condena de Arnaldo Otegi por "falta de imparcialidad" de la presidenta de la Sala que le juzgó por el caso Sagarduy. El exdiregente abertzale fue condenado a dos años de prisión y 16 de inhabilitación por un delito de enaltecimiento del terrorismo en el homenaje a un preso etarra José María Sagarduy, Gatza, en el año 2005 en Amorabieta (Vizcaya). Otegi se encuentra actualmente en prisión preventiva por otras causas.

La Sala de lo Penal del alto tribunal ha ordenado que se celebre una nueva vista con otro tribunal, ya estima que la decisión de la presidenta de la Sala, Ángela Murillo, en marzo del año pasado, de preguntar a Otegi si condenaba la violencia de ETA "exteriorizaba un prejuicio acerca de la culpabilidad" del dirigente abertzale.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal condenó a Otegi por enaltecimiento, pero le absolvió de los delitos de asociación y reunión ilícita, que le imputaban las acusaciones populares del Foro Ermua y Dignidad y Justicia.

La fiscalía aseguró durante el juicio que Otegi había participado en el acto enarbolando "la bandera de ETA". Durante su declaración, el líder de la izquierda abertzale defendió las vías "políticas y democráticas" pero rehusó condenar la violencia a la pregunta expresa de la presidenta del tribunal, Ángela Murillo. Los otros dos acusados de participar en el acto, la ex presa etarra Itziar Galardi y Josune Irakulis, fueron absueltos.

El tribunal subrayó en la sentencia que el exportavoz de Batasuna comparó a Sagarduy, "de manera absolutamente impropia y manifiestamente falsa", con el surafricano Nelson Mandela. Tras definir a Mandela como "auténtico héroe que permaneció en prisión por motivos ideológicos" y decir que "jamás utilizó la violencia", la Sala aseguró que el ex presidente surafricano "fue un preso político", mientras que Sagarduy está condenado por "gravísimos delitos".