Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rufi Etxeberria: el hombre en la sombra

El exdirigente de Batasuna ha presentado la nueva formación política con la que la izquierda 'abertzale' quiere concurrir a las elecciones de mayo

Rufi Etxeberria (Oiarzun, 1959) siempre ha estado vinculado a la izquierda abertzale, siempre ha abrazado la línea dura -hasta su última salida de prisión en septiembre de 2009- y siempre se ha mantenido en la sombra. Pero las detenciones y las sucesivas ilegalizaciones de las marcas de Batasuna han forzado a la izquierda abertzale a reorganizarse, y El Holandés, como lo llaman por su pelo rubio, se ha visto obligado a abandonar su perfil bajo y a liderar el debate interno en el seno de su formación en su apuesta por la apertura de un proceso democrático "sin violencia ni injerencias".

Con 20 años formó parte de Gestoras Pro Amnistía. Fue condenado a dos años de prisión por colaborar con ETA. Tras cumplir condena se incorporó a HB en 1988 y 10 años más tarde pasó a integrar su mesa nacional. Siempre a la sombra de Arnaldo Otegi, con quien tiene una gran sintonía, participó en las conversaciones con el PNV que dieron lugar al Pacto de Lizarra y en 2006 acompañó al portavoz de la izquierda abertzale en su reunión con Patxi López y Rodolfo Ares en San Sebastián.

Dos años más tarde volvió a ser detenido en Segura (Guipúzcoa), acusado de reorganizar Batasuna. Tras cumplirse el plazo de dos años de prisión preventiva, en 2009 se reincorporó a la nueva iniciativa de la izquierda abertzale. Etxeberria estaba, junto a, entre otros, Arnaldo Otegi y Rafael Diaz Usabiaga, en la redada en la sede del sindicato LAB la tarde del 13 de octubre de 2009. Los antiguos dirigentes de HB fueron encarcelados por intentar refundar Batasuna. A El Holandés lo dejaron en libertad por "los débiles indicios" que podían relacionarlo con la misma acusación. Una fecha clave, porque desde entonces, con Otegi en prisión, Etxeberria se ha visto obligado a salir de la sombra y liderar el que quizá sea el proceso definitivo de ruptura de la izquierda abertzale con la violencia de ETA. Gerry Adams, el líder del Sinn Fein, ya se ha fijado en él. En 2010 en un artículo que publicó el diario británico The Guardian destacaba su papel. Su presencia en los medios cada vez es más frecuente.