Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los estatutos de la izquierda 'abertzale'

El PP exige que el Gobierno no acepte a la nueva Batasuna

Marcelino Iglesias: "La democracia tiene que ser muy exigente".- Urkullu: "Van a hacer 30 años después lo que hicimos muchos: aceptar las reglas del juego"

El contenido de los estatutos del nuevo partido político que representará a la izquierda radical abertzale, que se ha presentado hoy en Bilbao, es lo de menos para el Partido Popular ya que, rechace o no la violencia, "estamos ante un supuesto de sucesión, contemplado en la Ley de Partidos", según ha expuesto su secretaria general, María Dolores de Cospedal. Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha recordado que "la democracia tiene que ser muy exigente con esos grupos después de haber estado tantos años apoyando la violencia".

Tras la reunión de la Ejecutiva Nacional del PP, Cospedal ha exigido al Gobierno que no deje presentarse al nuevo partido bajo ningún concepto. "Siempre que mantenga la política antiterrorista y que Batasuna no pueda presentarse a las elecciones, el PP apoyará al Ejecutivo", ha zanjado.

En términos similares se ha pronunciado el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, que ha insistido en que "ETA y Batasuna son lo mismo" por lo que "mientras exista ETA, por más palabras que diga Batasuna, no se van a poderse legalizar". En opinión del portavoz popular, "estamos ante un partido trampa y ante palabras trampa". "La sola mención del nombre de las personas que van a presentar los estatutos justifica la impugnación de la Fiscalía General, ETA está a punto de ser derrotada policialmente y nadie debe ahorrarle dicha derrota", ha remachado.

Basagoiti: "No hay que darle la oportunidad de que engañe"

El presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, ha afirmado desde Vigo que a Batasuna "no hay que darle la enésima oportunidad de que cometan un nuevo engaño". "Serán más creíbles, se verá que tienen buenas intenciones", ha añadido, "si no están en las urnas, no tienen concejalías, dinero ni altavoces, y aún así siguen diciendo que se separan" de ETA.

A su juicio, la declaración de esta mañana no significa la ruptura de Batasuna con ETA: "No estamos para creer palabras, por muy bonitas que parezcan. Estamos para hechos concretos, que son: que ETA deje de matar y que estos -Batasuna- rompan con ETA, y esto, hoy, no se ha producido. Ha perdido una nueva oportunidad de condenar el terrorismo". Basagoiti ha concluido que si Batasuna no se presenta a las elecciones "estará acabada y habremos ganado la partida".

Más cauto se ha mostrado el PSOE. Marcelino Iglesias ha asegurado que "la democracia tiene que ser muy exigente con esos grupos después de haber estado tantos años apoyando la violencia", expresión que marca la pauta del sentir general del Gobierno y del partido sobre la improbabilidad de que la nueva Batasuna pueda concurrir a las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

Sin embargo, sí consideran en el PSOE "una novedad importante" que los abertzales rechacen la violencia "ya que es mejor ese escenario que cuando la apoyaban".

Fue el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien llevó el tema a la Ejecutiva, en tanto que el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no tomó la palabra. Tampoco hubo debate ya que será la Fiscalía y después los tribunales quienes tengan la última palabra, ha recordado Iglesias.

Defensa del PNV

En frente del PP se encuentra el PNV, cuyo presidente ha defendido el derecho de la nueva Batasuna a presentarse a constituirse como partido político y presentarse a las elecciones siempre y cuando cumplan la ley. En opinión de Iñigo Urkullu, hoy "no es el día; es uno de los días", aunque sí ha considerado que "la mayoría de la izquierda abertzale quiere hacer política y solo política y espero que hoy den ese primer paso que les permita hacerlo".

El PNV no entendería, según su presidente, un rechazo a la nueva Batasuna "si cumplen la ley, las sentencias y los requisitos". En opinión de Urkullu, los abertzales "van a hacer 30 años después lo que ya hicimos muchos: aceptar las reglas del juego".

Para Urkullu, tanto PSOE como PP son "conscientes de los tiempos que tienen que gestionar" y "del contexto político" en el que se producen los acontecimiento. El presidente del PNV teme que ambos antepongan el pacto que dio la Lehendakaritza .