Un histórico político del PP de Mallorca abandona todos sus cargos

Jaume Font ha sido alcalde, senador, portavoz y presidente del PP de Mallorca y consejero del Gobierno balear de Jaume Matas

Palma de Mallorca - 03 feb 2011 - 17:54 UTC

Fuga importante en el PP de Baleares. En el pleno del Consell de Mallorca, Jaume Font, consejero insular y diputado en el Parlamento balear, ha abandonado sus cargos y ha escenificado así la ruptura con el partido al que ha dedicado tres décadas. Lo ha sido casi todo: alcalde de Sa Pobla, senador por Mallorca, portavoz y presidente del PP de Mallorca y consejero del Gobierno de Baleares de Jaume Matas. Pero no lo ha sido todo, y la imposibilidad de convertirse en el cabeza de lista para el Consell de Mallorca en las elecciones de 2011 ha forzado su marcha.

Font (Sa Pobla, 1961) ha asegurado que rompe con el partido porque entiende que su grupo ha tomado una deriva que se aleja del programa de la pasada campaña. "Creo que no está en el espacio que a mí me corresponde" y "se acaba un ciclo y ha que ser consecuente", ha manifestado Font. Ahora medita articular una operación política local e insular de perfil moderado y regionalista, una posible unión de diferentes opciones hoy minoritarias, aunque ha rechazado que vaya a unirse a Unió Mallorquina (UM).

Más información

El veterano político ingresó en el PP de la mano del polémico ex presidente balear Gabriel Cañellas (1983-1995) y fue aupado por Jaume Matas (1996-99 y 2003-2007).

Font estuvo imputado tres años en una causa abierta que se archivó al no hallarse las pruebas e indicios delictivos de corrupción urbanística en el Plan Territorial cuando era consejero de Matas. Bauzá le prometió la candidatura y después se desdijo. Font resultó absuelto pero Bauzá no enmendó. El político abandona porque se considera humillado.

Superviviente a una condena por fraude electoral

Jaume Font es un superviviente. Populista, emotivo, muy directo desde la tribuna, en 1989, resultó condenado a ocho meses de inhabilitación por un caso de fraude electoral -por el uso de votos por correo con DNI de personas fallecidas- en una candidatura local de Sa Pobla. Negó conocer la trama de la operación y que los sobres que entregó en Correos escondieran los falsos sufragios tramitados. Dimitió de edil, cumplió la condena y después fue elegido masivamente en sucesivas elecciones: alcalde, senador por Mallorca, diputado balear, consejero insular. Llegó al Gobierno autonómico.

Al recordarle ese pasado -en el Parlamento y en algunos diarios- él se defiende. Dolido, afirma que cumplió con sus responsabilidades políticas y penales, que redimió su pena con la renuncia y que las urnas le refrendaron repetidamente. Tiene un posible flujo de votos en la Mallorca rural, que recela de la línea que llama "muy españolista".

En las elecciones de 1987, un empresario local de Sa Pobla echó mano del archivo histórico de los carnés de compradores de coches de un concesionario de autos. En Sa Pobla, rico pueblo agrícola que exportó patatas a medio mundo, se ejecutó la maniobra para favorecer a la nueva candidatura municipal de la Convergència Poblera (integrada en el PP), que nació en el seno de la Cooperativa Agropecuaria Poblense, que controlaba Paco Berga, un empresario después condenado a 10 años de cárcel por delitos económicos. Durante más de 20 años, hasta 2007, la derecha de Font siempre ganó en Sa Pobla pese al asunto del uso masivo de identidades de votantes irreales. El empresario Berga indica en 2011 que el hoy disidente no fue el cerebro autor de la treta delictiva.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50