Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recoder apunta que el límite de los 80 km/h fue una "decisión política" y no medioambiental

El consejero de Territorio y Sostenibilidad asegura que "no tiene sentido mantener la limitación fija de velocidad porque la calidad del aire no es un elemento estático"

Lluís Recoder, consejero de Territorio y Sostenibilidad, ha afirmado hoy que limitar a 80 km/h la velocidad en los accesos a Barcelona fue una "decisión política" del anterior Gobierno catalán pues "no era algo que se dedujera indefectiblemente de los propios informes del Departamento de Medio Ambiente". En declaraciones a TV3, Recoder ha indicado que "no tiene sentido mantener la limitación fija de velocidad porque la calidad del aire no es un elemento estático", y que "los niveles de óxido nitroso y de partículas, que es donde tenemos el problema, no son siempre los mismos" al verse afectados por los cambios meteorológicos.

Aunque no ha querido "avanzar acontecimientos" sobre la modificación de esta medida, el titular de Territorio y Sostenibilidad ha asegurado no tener "ninguna duda" de que será posible ampliar la limitación de velocidad en horas nocturnas o de madrugada, cuando el tráfico sea menos intenso y la calidad del aire lo permita.

Pese a todo, Recoder ha matizado que desde su departamento "nos reservremos la potestad para que en los momentos en que haya circunstancias especialmente negativas para la calidad del aire en el entorno de Barcelona, podamos proponer la limitación de la velocidad hacia abajo". El consejero ha recordado que el anterior Ejecutivo catalán aprobó esta medida dentro de un plan de mejora de la calidad del aire en el entorno de Barcelona que preveía "un paquete de 73 medidas, y esta era una más".

"Después, el Departamento de Interior, a través del Servicio Catalán de Tráfico, decidió aplicarla de la manera en que lo han hecho", con unos criterios en los que "no soy capaz de ver la eficacia", ha subrayado Recoder. A este respecto, ha asegurado que "no es verdad que el peso de la velocidad variable sea tan importante en la contaminación, esto lo desmienten todos los informes", y ha destacado que "los técnicos dicen que, como máximo, puede afectar un 2 por ciento, así que esto no es serio".

Para el consejero de Territorio y Sostenibilidad, "donde tenemos en estos momentos el problema más grave de contaminación es en la ciudad de Barcelona, y aquí se deberán adoptar medidas diferentes de la velocidad variable, porque no es un elemento a regular en la propia ciudad". "Entiendo las limitaciones de velocidad y las defiendo, pero las limitaciones han de mantener un equilibrio, y está claro que en este caso no se mantenía el equilibrio", ha concluido el consejero.