Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo: "El complemento a las pensiones, una medida de justicia con políticos obligados a exiliarse"

El ex dirigente comunista asegura que "es muy difícil contentarse con lo que hoy se llama política de izquierdas"

"Todavía no sé yo a quién voy a votar", reconocía esta tarde el ex dirigente comunista Santiago Carrillo, "es muy difícil contentarse con lo que hoy aparece en política como 'de izquierdas". El antiguo líder del Partido Comunista respondía en una entrevista digital a los lectores de EL PAÍS, a quienes ha explicado que considera el complemento a las pensiones de los diputados como una ayuda "de justicia" con los políticos obligados a exiliarse.

"Hay que poner en pie una nueva izquierda que tenga en cuenta las realidades de hoy para poder hacer una lucha eficaz por la transformación de la sociedad", ha señalado Carrillo, una izquierda "nueva y auténticamente transformadora". En su opinión, "comienza a haber contactos" y su deseo "sería que esos contactos cristalizaran en un movimiento que uniera a toda la izquierda y que fuera bastante sólido para atraer la confianza de la mayoría del pueblo".

El ex político, que ha respondido con motivo de la publicación de su nuevo libro, La difícil reconciliación de los españoles (Planeta), ha hablado también del complemento a las pensiones de los diputados que tanto Mariano Rajoy como José Bono proponen reformar. "Yo cobro un complemento de 731 euros", admite, ya que "el hecho de haber sido antifranquista activo" ha impedido que "en los casi 40 años de exilio que yo viví, no haya podido cotizar a la Seguridad Social". Carrillo recuerda que empezó a trabajar en 1928 y desde muy joven percibió salarios muy altos, por lo que si hubiera podido vivir en España "hubiera tenido derecho a la pensión más alta".

"Yo acepté hace 2 o 3 años esa compensación", continúa, "porque pensaba que era una medida que hacía justicia a mi condición de perseguido. Ignoro las razones por las que otros diputados perciben complementos semejantes", ha añadido. "He pensado que esto no era una discriminación con el resto de los ciudadanos, sino una de las medidas que se han tomado en todos los países que han sufrido el fascismo para ayudar a los perseguidos a recuperar sus derechos".

¿Podría producirse en España una revuelta similar a la de Túnez? Preguntaba un internauta. "En este momento, no veo esa posibilidad, pero a más largo tiempo, no se puede descartar tal cosa", ha afirmado el comunista. "Va a depender de los acontecimientos que se produzcan en el proceso de la crisis económica y financiera que estamos viviendo".