Ricky Gervais: "No volveré a los Globos de Oro"

El cómico asegura que disfrutó mucho en la polémica entrega de premios

Ricky Gervais ha confirmado que no volverá a presentar los Globos de Oro. Después de su polémica actuación en la gala, ya medio Hollywood aventuraba que el cómico inglés se había convertido en persona non grata al que la Hollywood Foreign Press Association (HFPA), organizadora de los galardones, no volvería a ofrecerle presentar el show. Sin embargo, Gervais ha tomado la delantera y anunciado a la página de información rosa TZM que no está interesado en repetir como conductor una tercera vez.

"Con dos es bantante", explica el británico en un vídeo de 30 segundos grabado en Nueva York en un día lluvioso a la salida de unos grandes almacenes. La declaración da alas a quienes aventuraban que su objetivo era, precisamente, salir por la puerta grande después de haber tomado la decisión de no repetir en la próxima edición. Para que no quede duda sobre que su actitud provocadora fue premeditada, asegura que en la gala de este año se divirtió más que en la del anterior. Antes de que diera comienzo la cena de gala, ya anunció: "Cuando se vea el guión todo el mundo se dará cuenta de que será el último".

Más información
Las pullas de Ricky Gervais soliviantan a Hollywood
El corrosivo humor británico

Una controvertida actuación

El monólogo inicial con el que comenzó la gala fue brillante pero salvaje en las críticas: "Esta es una noche de fiesta y borrachera, lo que Charlie Sheen llama desayuno". La frase provocó la carcajada de los presentes, todos ellos grandes estrellas de Hollywood distribuidos en mesas redondas. Sheen no estaba presente en la sala pero Gervais siguió recordándolo y explicó sus juergas con actrices porno "a las que luego presenta a su mujer".

Quienes sí estaban en la sala eran Johnny Depp y Angelina Jolie, esta última acompañada de Brad Pitt. Gervais aseguró ante ellos no poder explicarse cómo su última película, El Turista, estaba entre las nominadas. "Yo no la he visto", presumió, pero me han dicho que ha habido sorbornos". La cinta está producida por Sony.

También hubo críticas a los organizadores por haber permitido la nomicación de Burlesque. Gervais bromeó con un viaje de los miembros de la HFPA a Las Vegas para asistir a un pase de la película, nominada como mejor cinta musical o de comedia. "Todo lo que ocurrió fue que llevaron a algunos a ver a Cher en concierto. ¿Cómo narices puede ser eso un soborno? En serio, ¿quieres ir a ver a Cher? No. ¿Por qué no? Porque no estamos en 1975", fue la respuesta sobre el escenario de Gervais.

Otros de los actores que no escaparon a las críticas fueron aquellos que "se empeñan en hacer de heteros cuando son gays y pertenecen a la Cienciología". Hay quien pensó en ese momento en Tom Cruise y John Travolta.

Habló de Mel Gibson y su "fobia" por los judíos; llamó a Bruce Willis "El papá de Ashton Kutcher". Willis estuvo casado con Demi Moore antes que Kutcher, de 32 años.

Pero lo que hizo estallar en carcajadas a la sala fue la escenificación de una escena de sexo entre el dueño de la revista Playboy, Hug Hefner, y su joven esposa. En ese momento Robert de Niro lloraba de risa como Alec Baldwin.

Solo Tom Hanks al salir al escenario a entregar un premio se atrevió a responder a la ironía de Gervais. "¿Os acordáis cuando era gordito y gracioso? Ahora no es ninguna de las dos cosas".

Ricky Gervais en la alfombra roja de los Globos de Oro.
Ricky Gervais en la alfombra roja de los Globos de Oro.CORDÓN PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS