Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junta y Estado acuerdan cubrir las balsas de fosfoyesos en Huelva

La Audiencia Nacional prohíbe los vertidos a partir de enero de 2011

La cobertura de las balsas de fosfoyesos 'in situ' bajo tecnosoles o suelos artificiales y previa retirada de las aguas que operan en el proceso es la solución más idónea para recuperar para Huelva las 1.200 hectáreas que ocupan las balsas de Fertiberia. Esta es la propuesta de recuperación y regeneración de la zona realizada en el proyecto elaborado por la empresa Tragsatec, coordinado por la Universidad de Murcia y en colaboración con las de Huelva y Sevilla, sobre la viabilidad de dejar inactivo el residuo mediante esta técnica.

La propuesta ha sido presentada hoy en Huelva por la profesora de la Universidad de Murcia María José Martínez, en presencia del director general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Pedro Antonio Ríos, y el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo.

Según Martínez durante la realización del estudio se comprobó que "la principal fuente de contaminación de las zonas son las aguas embalsadas", problema que desaparecerá el 31 de diciembre cuando por sentencia de la Audiencia Nacional se dejen de verter fosfoyesos. El estudio hidrogeológico ha indicado que la capa bajo los fosfoyesos es de "baja permeabilidad" por tanto evita que las aguas contaminadas fluyan hacia abajo, por lo que "la única filtración es la que se produce de forma lateral".

En este sentido la propuesta realizada aboga también por poner barreras activas permeables que "están teniendo un comportamiento efectivo de reducción de contaminantes en la parcela piloto por encima del 90 por ciento". Además hay que retirar las aguas del proceso; actuar en los elementos hidrogeológicos como el rediseño de canales perimetrales, la red de drenaje o los taludes; tratar las aguas pluviales hasta el fin del proceso, y usar barreras reactivas en los lugares donde se observen aguas salidas de borde. Todo esto vendría acompañado de la colocación de suelos artificiales y, posteriormente de los trabajos de revegetación y del tratamiento de las zonas perimetrales según determine el proyecto.

Por su parte, el director general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Pedro Antonio Ríos, ha indicado que los miembros del comité de expertos creado por la Junta conocerán la propuesta para, en un plazo máximo de quince días, hacer recomendaciones para que la empresa elabore el proyecto de regeneración definitivo de estas balsas. Según ha indicado, dicho proyecto deberá de estar listo para enero de 2011 y su ejecución comenzará una vez obtenga la Autorización Ambiental que debe de conceder la Junta de Andalucía. Los costes de la regeneración correrán íntegramente a cargo de la empresa que prevé una inversión inicial de 21,9 millones de euros para la que debe presentar el aval pertinente, según recoge una sentencia de la Audiencia Nacional.