El asesinato a tiros de Ronni Chasen conmociona a Hollywood

La policía de Beverly Hills investiga el móvil de la muerte de una de las agentes publicitarias más importantes de la industria del cine

El asesinato de Ronni Chasen ha enmudecido a Hollywood. Pocos nombres eran tan desconocidos para el gran público y tan importantes para la industria. Chasen, 64 años, trabajó siempre a la sombra, buscando la notoriedad para aquellos que representaba, un trabajo del que hablan sus éxitos: La mujer detrás del Oscar de En tierra hostil, Paseando a Miss Daisy además de Cocoon, En el estanque doradoayBaby Boom, Chasen estaba en medio de este trabajo, buceando en la actualidad las aguas de una nueva temporada de premios, cuando fue asesinada de varios tiros en el pecho en pleno Beverly Hills mientras conducía por un barrio residencial a media noche de regreso de una de esas grandes premieres que ella misma ayudó a dar vida, la del filme Burlesque.

Y su muerte tiene a la industria en shock, no sólo por la pérdida de una de las relaciones públicas más históricas e importantes de Hollywood sino por la falta de pistas sobre un asesinato tan violento, casi de película, en un barrio que acostumbra a crear estos escenarios para sus películas pero no a vivirlos.

La policía de Beverly Hills indicó que la investigación está abierta. Entre los posibles motivos puede ser el robo o un violento incidente automovilístico. También se buscan otras razones. Los que la conocían aseguran que Chasen no tenía enemigos y que sus clientes eran "familia". Aquellos que no eran familia también describen sus técnicas de promoción como "agresivas" e "insistentes". Pero por mucho que se hable de puñaladas traperas a la hora de mencionar una campaña al Oscar o cualquier otro galardón, donde hay mucho dinero y mucho ego de por medio, la expresión tiene un sentido figurado. Al menos hasta la fecha.

Chasen chocó su automóvil contra una farola en la calle Whittier Drive, entre Sunset Boulevard y Wilshire Boulevard, cerca del hotel Beverly Hilton donde se celebra anualmente la entrega de los Globos de Oro. Su cuerpo todavía con vida mostraba señales de numerosos disparos de bala en el pecho cuando fue encontrado a las 12:28 de la madrugada del martes, hora local de Los Ángeles. Pocos minutos antes había llamado a su oficina dejando un mensaje en el que con toda normalidad elaboraba una lista de cosas que hacer al día siguiente, gente a la qué invitar y eventos a los que acudir en un momento en el que se empiezan a perfilar los nombres de los posibles candidatos de esta temporada. De hecho Chasen volvía de promocionar en el estreno de Burlesque a Diane Warren, autora de la canción You Haven't Seen the Last of Me en este filme.

Parte de la vieja escuela de publicistas, Chasen concentró su carrera en realizadores, músicos y jefes de estudio alejada de las redes sociales y de las nuevas estrellas de Hollywood. Sin embargo era una voraz usuaria de cualquier otra forma de telefonía e internet mediante la que estaba a cualquier hora en contacto con periodistas o académicos. Hay quien la recuerda mandando mensajes de texto durante un concierto de cámara o los que todavía bromean sobre la indignación con la que contestó a los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera por no rendirse a sus presiones y no situar De-Lovely entre sus candidatos.

El efecto de su muerte en la industria ha devuelto a la memoria incidentes igual de faltos de explicación como el de Ennis William, hijo de Bill Cosby, cuando fue asesinado a tiros en otra zona residencial de alta alcurnia en Los Ángeles. O esa más legendaria de Sharon Tate, la esposa de Roman Polanski asesinada brutalmente durante su embarazo con otros miembros de la industria a manos de la llamada Familia Manson. "Es algo que da miedo. Paso por ahí habitualmente e igual que ella, tarde por la noche al volver de algún evento", reconoció la también publicista Jan Kean al conocer la noticia.

La muerte de Chasen también se dejó sentir en recepciones y festejos habituales en estos días de promoción cinematográfica como ese improvisado encuentro que se celebró en el hotel Four Seasons en su honor o el minuto de silencio que se guardó en la fiesta navideña que había organizado la productora Summit para promocionar sus posibles candidatos, películas sangrientas o de misterio como Caza a la espía o El escritor. Su pérdida se dejará sentir todavía más en las próximas semanas dado que su nombre estaba en el centro de nuevas campañas promocionales como la de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton o la de Michael Douglas en el nuevo Wall Street, posibles candidato a los Oscar gracias a su trabajo.

Foto de archivo de Ronni Chasen, una de las agentes publicitarias más importantes de la industria del cine
Foto de archivo de Ronni Chasen, una de las agentes publicitarias más importantes de la industria del cineAP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS