La Audiencia de Valencia absuelve a dos guardias civiles acusados de torturar a un inmigrante

El fallo también exculpa a un vigilante de seguridad denunciado por la víctima

La sección tercera de la Audiencia de Valencia ha absuelto a dos guardias civiles y a un vigilante de seguridad acusados de torturar a un inmigrante cubano en enero de 2008. Y lo ha hecho porque el auto que autorizó las escuchas que permitieron grabar los golpes al inmigrante no tenían límite temporal. Eso, según la ley en vigor, es ilegal. El fiscal pedía para los agentes dos años de cárcel y 10 de inhabilitación, mientras que para el vigilante solicitaba nueve meses de prisión y siete de inhabilitación.

Los hechos denunciados se remontan al 26 de enero de 2008, cuando un inmigrante de origen cubano en situación irregular fue detenido en un centro comercial en Alboraia (Valencia) por apropiarse supuestamente de una cartera que nunca fue encontrada. El afectado aseguró que los guardias civiles Carlos Augusto Palomo y Antonio Cano y el vigilante de seguridad Ángel V. León le humillaron, vejaron y agredieron.

Más información

En el sumario consta una grabación que no fue escuchada en el juicio en la que se oye escucha decir a uno de los acusados: "Te voy a dar una paliza que vas a mear sangre". También fueron registrados insultos y otras amenazas. Las defensas de los acusados pidieron durante el juicio la nulidad de las grabaciones, que fueron autorizadas por un juez en el marco de una investigación sobre drogas en la que está supuestamente implicado uno de los guardias ahora absuelto. La víctima insistió en el juicio en su denuncia.

Lo más visto en...

Top 50