Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES A LA ENTREVISTA DE OTEGI

Zapatero sobre Otegi: "Mejor estas palabras que las de antes"

El presidente del Gobierno replica al líder 'abertzale', que ha asegurado a EL PAÍS que se opondría a que ETA vuelva a matar, que lo que cuenta "son los hechos"

"Mejor estas palabras [de Arnaldo Otegi] que las de antes. Pero las palabras tienen el valor que tienen. Lo que cuentan son los hechos". Así se pronunció ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en Ponferrada (León) sobre el contenido de la entrevista que el líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, concedió a EL PAÍS desde la cárcel. En dicha entrevista, Otegi manifestaba que "la estrategia de la izquierda independentista es incompatible con la violencia armada" y anunciaba que la izquierda abertzale "se opondría" si ETA volvía a matar. Asimismo, se pronunciaba de forma rotunda contra la extorsión y la kale borroka.

De manera bastante similar al presidente del Gobierno reaccionaba ayer el dirigente del PNV Andoni Ortuzar. Tras admitir que las declaraciones de Otegi son "un paso adelante que hay que valorar por su rotundidad", invitaba al líder abertzale a "pasar de las palabras a los hechos".

La reacción a las declaraciones de Otegi ponen de relieve la sintonía entre Zapatero y el líder del PNV, Iñigo Urkullu, sobre el proceso terminal de ETA, cuyas posiciones tajantes tienen que ver con la experiencia común de sus fracasos respectivos en las anteriores treguas de ETA y sobre las que han conversado recientemente en La Moncloa.

Tanto Zapatero, en Ponferrada, como Andoni Ortuzar, brazo derecho de Urkullu, en conversación con EL PAÍS, consideran que la contundencia de Otegi en su rechazo a la violencia es un "paso" adelante, pero insuficiente.

Ambos creen, cuando dicen que Otegi debe pasar "de las palabras a los hechos", que el principal líder de la izquierda abertzale debe de lograr que ETA materialice un cese definitivo de las armas y, en caso contrario, romper con ETA. Ortuzar precisa que Otegi debe ser coherente con los principios Mitchell, que la izquierda abertzale haya aprobado mayoritariamente en sus asambleas, esto es, lograr el desarme unilateral e incondicional de ETA. De hecho, Otegi, en la entrevista a EL PAÍS reclama a ETA el cese permanente y verificable de las armas. E, incluso, confía en que ETA responda a esa petición de la izquierda radical. No se plantea la ruptura con ETA. Cree que logrará arrastrarla al cese definitivo de las armas, aunque para eso necesitará tiempo.

En este sentido, la situación de Otegi es de transición. Está por el cese definitivo de la violencia, pero no logra que la banda terrorista, que es quien tiene las armas, lo materialice, pero tampoco quiere romper con ella.

Condena rotunda

En esas condiciones, Zapatero y el PNV, aunque valoran las declaraciones de Otegi, mantienen la presión sobre él y la izquierda abertzale. Ortuzar lo dice: "Solo vale el cese definitivo de ETA a inaugurar una nueva etapa o que la izquierda abertzale se desmarque claramente de ETA". A su vez, Zapatero dijo ayer en Ponferrada que la izquierda independentista no podrá volver a la legalidad mientras no cumpla la Ley de Partidos y no haya una condena clara y rotunda contra el terrorismo.

Desde el ámbito de la izquierda nacionalista, Patxi Zabaleta, de Aralar, y Rafael Larreina, de Eusko Alkartasuna, reclamaron la libertad de Otegi porque sus declaraciones muestran que "trabaja por la paz" y ponen en entredicho las razones que el juez alegó para encarcelarlo. El auto del magistrado que encarceló a Otegi hace un año decía que estaba reorganizando la cúpula de la izquierda abertzale para apoyar la acción de ETA. También piden al Gobierno que flexibilice la política penitenciaria.

Por su parte, la izquierda abertzale seguirá presionando a ETA y tratará de movilizar a la opinión internacional, a través de los grupos de apoyo con que cuenta, entre ellos varios premios Nobel de la Paz, para lograr que el Gobierno distienda la política penitenciaria sobre los presos etarras.