Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer viaje del AVE Madrid-Valencia con pasajeros

El ministro José Blanco y el presidente Francisco Camps, entre otros, han recorrido hoy un trayecto de 98 kilómetros entre Hoya de Roda (Cuenca) y Valencia

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, se marcan un baile tras bajar del AVE, que ha realizado hoy su primer viaje en pruebas con pasajeros. Detrás de ellos, el ministro de Fomento, José Blanco.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, se marcan un baile tras bajar del AVE, que ha realizado hoy su primer viaje en pruebas con pasajeros. Detrás de ellos, el ministro de Fomento, José Blanco. EFE

La línea del AVE Madrid-Valencia se ha estrenado hoy con el primer viaje de pruebas con pasajeros. El tren, un S-112 de los que darán servicio en el trayecto a partir del 18 de diciembre, ha recorrido en pruebas el trayecto de 98 kilómetros entre el túnel de Hoya de Roda (Cuenca) y la estación provisional del AVE en Valencia, que el Ministerio de Fomento ha bautizado con el nombre de Joaquín Sorolla en reconocimiento al pintor valenciano.

El ministro de Fomento, José Blanco, ha realizado el viaje acompañado del presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; el consejero de Ordenación del Territorio de Castilla-La Mancha, Julián Sánchez, y los responsables de Adif y Renfe, entre otros. El AVE ha partido puntual de la Hoya de Roda y se ha detenido en Valencia pocos minutos después de las 17.00 tras un viaje sin incidencias ni paradas que ha durado poco más de media hora. El tren, que ha alcanzado los 200 kilómetros por hora, el máximo previsto en pruebas, ha realizado un recorrido que incluye dos de los hitos de la obra, el viaducto sobre el embalse de Contreras y el túnel de la Cabrera, de siete kilómetros de longitud. Ya en Valencia, Blanco, Camps y Barberá se han acercado al morro del AVE para darle unas palmadas y expresar así su satisfacción. Los tres se han dado la mano y han posado para los fotógrafos.

El ministro aprovechará el viaje a Valencia para presentar a última hora de la tarde el estudio de impacto económico y social de la nueva infraestructura elaborado por Fomento.

La línea de AVE Madrid-Valencia con paso por Cuenca tiene una longitud de 438 kilómetros, incluido el ramal que conectará con Albacete. Se engloba en el proyecto de alta velocidad para conectar Madrid con Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia que cuenta con un total de 955 kilómetros y una inversión de 12.410 millones de euros (con aportación de fondos europeos). Toda la plataforma se ha ejecutado con doble vía de ancho internacional, apta para velocidades punta de 350 kilómetros por hora.

Con la apertura de los nuevos trayectos, todas las capitales de Castilla-La Mancha quedarán conectadas a la alta velocidad. En el caso de la Comunidad Valenciana, Valencia se situará a hora y media de Madrid, mientras que la llegada del AVE a Alicante está prevista para 2012 y a Castellón en torno a 2014, si bien en este tramo el ministerio busca la participación privada para acometer las obras. La cofinanciación también se plantea para construir la estación definitiva de Valencia, del arquitecto César Portela, y el túnel pasante en dirección a Castellón.

La llegada del AVE ha desatado la carrera por capitalizar la obra, que se aprobó con el Gobierno de José María Aznar, pero que ha impulsado el de José Luis Rodríguez Zapatero. El PP valenciano ha puesto el acento en los retrasos en la ejecución del proyecto y en el hecho de que aún está pendiente la conexión con Alicante y Castellón. Esta misma mañana, el alcalde de Castellón, Alberto Fabra ha señalado que "mientras el ministerio no confíe en Castellón y dé una fecha inmediata para la llegada del AVE a la ciudad, no tendrá ni el respaldo del alcalde ni de la ciudad para hacerse una foto con el tren a Valencia". Además, la semana pasada, Camps presentó un estudio de impacto económico rodeado de alcaldes, cargos públicos y empresarios en un acto al que no fueron invitados ni el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, ni dirigentes socialistas.

El AVE generará 136.000 empleos hasta 2016

La línea de AVE Madrid-Valencia generará 136.000 empleos entre 2010 y 2016 y evitará la emisión de 842.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, medición equivalente al consumo energético de una ciudad como Alicante durante seis años, según ha afirmado esta tarde el ministro de Fomento, José Blanco, en el Club de Encuentro Manuel Broseta de Valencia, donde ha presentado un estudio sobre el impacto económico de esta infraestructura, cifrado en 22.500 millones de euros entre su construcción y sus seis primeros años de explotación.

Según ha expuesto el ministro en su intervención, durante los próximos seis años, "el mismo período de tiempo que ha durado su construcción", la nueva línea tendrá un impacto económico superior en más de 1.700 millones de euros al derivado de su ejecución. El informe prevé que, en el primer año de la puesta en marcha de la línea, el AVE será utilizado por 3,6 millones de pasajeros, de los cuales 800.000 serán clientes nuevos.

Además, cuatro de cada diez desplazamientos entre Madrid y Valencia se realizarán en tren de alta velocidad, por lo que se estima que el AVE sustituirá al 55% de los trayectos que actualmente se realizan en avión entre ambas capitales, así como al 25% y al 5% de los desplazamientos que se hacen en coche y en autobús.

Respecto a la construcción, Blanco ha detallado que el Gobierno ha invertido 5.118 millones de euros, gasto que está generando un volumen de negocio que supera los 10.372 millones de euros, el equivalente al 19,6% del PIB de Valencia. La construcción de la línea ha creado 105.720 puestos de trabajo directos e indirectos entre 2004 y 2010, cifra que supone el 10% del empleo total de Valencia. Según ha subrayado Blanco, "por cada euro que se ha invertido en la construcción de esta nueva línea de alta velocidad se han generado 2,03 euros en términos de volumen de negocios, y por cada puesto de trabajo directo se han creado 2,05 empleos totales".

En el primer año de su puesta en marcha está previsto que utilicen el AVE más de tres millones y medio de pasajeros, el 81% será por motivos de negocio y el 19% por ocio. El estudio calcula que estos viajeros gasten 865 millones de euros en 2011, lo que supondrá un volumen de negocio de casi 1.500 millones de euros y la generación de más de 21.800 puestos de trabajo.

Más información