Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SI YO TE CONTARA... HISTORIAS DE LOS LECTORES

Bye Bye Spain

Me he marcado una fecha y gano tranquilidad e ilusión, qué más da lo que me encuentre fuera y el trabajo que tenga que hacer. A peor no se puede ir

No, señor no. Si estudias no trabajas. Si cobras y te puedes ganar la vida dignamente es cuando trabajas. Tengo 28 años vivo en Madrid, me vine de Oviedo a buscar soluciones hace cinco años. Soy licenciado en Administración y dirección de empresas tengo un máster en finanzas y tres años de experiencia en una financiera. Mileurista entonces, parado ahora. Pintan bastos para todas las carreras. Por mi experiencia, con mis amigos y compañeros de la facultad sé que da igual que seas geógrafo, que economista, que ingeniero de telecomunicaciones. Lo se de buena tinta, mi compañero de piso es ingeniero y lleva 4 meses trabajando como reponedor en un supermercado.

En 2009 me quede en el paro, cuando todo estalló. Trabajaba en una financiera que se hundió como un barquito de plomo, demasiado pesada para tanto vendaval.

¿La esperanza? Ser capaz de encontrar un trabajo que asigne el titulo de mileurista. He terminado seis meses en una sustitución y vuelta a empezar. Un año dándole vueltas a la cabeza.

¿Sigo enviando currículum? Desde por la mañana hasta por la noche y vuelta a empezar al día siguiente. No llama nadie.

¿Que este tranquilo porque todos están igual? Ya no tranquiliza. La pesadilla se eterniza.

¿Cuanto te queda de paro? Ya no tengo. La habitación del piso hay que pagarla igualmente y al final se cogerá lo que sea, sin esperanza.

¿El objetivo? Pasar meses.

Sigue preparándote tal vez otro máster te ayude a encontrar algo. ¿Para que más titulaciones?, ¿qué tomadura de pelo es esta?

Al final me quedo con la frase del panadero del barrio, hombre inteligente y que siempre ha sabido ganarse bien la vida: "¿Que hacéis aquí?".

Me he marcado una fecha y gano tranquilidad e ilusión, qué más da lo que me encuentre fuera y el trabajo que tenga que hacer. A peor no se puede ir.

Y por fin, profesionalmente podré utilizar el inglés que tanto esfuerzo y años me costo aprender: Bye Bye Spain.

* Este lector ha pedido expresamente que no facilitemos su nombre.