La tuneladora se acerca a 200 metros de la Sagrada Família

Adif completa la construcción de los pilotes para proteger el templo de Antonio Gaudí

La tuneladora del AVE de Barcelona ha llegado por la tarde al pozo de la intersección entre las calles Mallorca y Padilla, donde realizará la última parada técnica programada antes de pasar ante el templo de la Sagrada Família, según el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

De esta forma, la tuneladora Barcino se ha plantado a dos calles de la Sagrada Família después de haber perforado 1.453 metros del túnel de la conexión Sants-La Sagrera, y afronta su segunda revisión completa de todas sus instalaciones y equipos. La primera fue el 9 de mayo en el pozo de Mallorca-Trinxant.

Sin embargo, Adif no ha concretado cuánto tiempo estará la tuneladora parada por tareas de mantenimiento, de forma que se mantiene la incógnita de si la perforación ante el templo puede coincidir con la visita del Papa al templo, prevista para el 7 de noviembre. En el tramo ante la Sagrada Família, Adif ha tomado medidas de protección adicionales, y ya ha finalizado la construcción de los pilotes de la pantalla de protección de la estructura del templo. La Junta Constructora del monumento ha pedido a la Audiencia Nacional parar las obras del AVE en diversas ocasiones porque ve peligro para el templo.

Pantalla de 230 metros

Según ha informado Adif en un comunicado, la ejecución de la pantalla avanza ahora de acuerdo con la planificación prevista, a través de inyecciones a presión de agua-cemento y el atado de los pilotes. La pantalla tiene 230 metros de longitud y está formada por 104 pilotes de 1,5 metros de diámetro y 41 de profundidad, con una separación entre sus ejes de 2 metros.

La tuneladora empezó a perforar el 26 de marzo desde el pozo de ataque situado en la intersección entre Mallorca y Biscaia, desde donde tiene por delante 5,1 kilómetros hasta el pozo de extracción, emplazado entre las calles Provença y Entença, de los 5,6 kilómetros de longitud total del túnel. Para la perforación hasta el pozo de las calles Mallorca-Padilla, situado a una cota de rasante de 34,8 metros de profundidad, se han utilizado 5.628 dovelas para colocar 804 anillos de revestimiento estructural, de 1,8 metros de longitud cada uno.

Los controles muestran que el comportamiento de la tuneladora y el terreno mejoran todos los parámetros y estudios realizados, dando "unas subsidencias en el terreno inapreciables al paso del escudo de la tuneladora en el eje de la calle Mallorca, e inexistente en las fachadas de los edificios a diez metros del citado eje", según Adif. El organismo ferroviario prevé haber instalado unos 7.000 dispositivos de control durante la perforación de la tuneladora. Además, se instalan en las fachadas de los edificios y zonas comunes de los mismos un total de 8.400 prismas de control o sensores.

En la Sagrada Família también tienen un plan de control y auscultación compuesto, entre otros, por cuatro estaciones de topografía robotizada, 146 prismas de control y estaciones e instrumentos para advertir si se producen vibraciones.

MARCEL·LÍ SÀENZ

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50