Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 14 activistas que fueron confinados en El Aaiún embarcan hacia Las Palmas

Los activistas aseguran haber sido golpeados y maltratados por la policía marroquí.- Moratinos trata el asunto con su homólogo marroquí, Taieb Fassi Fihri

Los 14 activistas españoles que han permanecido todo el día confinados en la Casa de España de El Aaiún han embarcado ya en el ferry que les conduce de vuelta a Las Palmas de Gran Canaria. Los miembros de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui habían participado en una protesta prosaharaui en la tarde del sábado en la que 11 de ellos fueron detenidos.

Según denunciaron, al intentar manifestarse fueron agredidos por la policía marroquí. Los tres que no fueron hechos presos se refugiaron en el hotel Nejyir. El acto no contaba con el permiso de las autoridades, con lo que pesaba sobre ellos una orden de expulsión. El incidente se da pocos días después de que España y Marruecos cerrasen la crisis generada en Melilla por el bloqueo y las protestas marroquíes contra la policía española con la creación de comisarías conjuntas.

Los activistas han vivido una extraña situación. Aunque ellos se consideraron durante todo el sábado bajo arresto domiciliario, el ministerio de Exteriores español lo negaba y aseguraba que estaban en la Casa de España por "recomendación de las autoridades locales" y otros por decisión personal. Sin embargo, las autoridades marroquíes les comunicaron que si lo deseaban podían regresar a sus hoteles, bajo escolta policial y comunicando cualquier movimiento. Sobre las nueve de esta noche, los 14 se han trasladado en coches de alquiler desde la Casa de España hasta el puerto de El Aaiún, situado a 22 kilómetros, acompañados por personal diplomático español y rodeados de una visible presencia policial. Poco después, ya se encontraban en el barco que los conduce hacia Canarias.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conversó sobre el asunto con su homólogo marroquí, Taieb Fassi Fihri, quien se comprometió a asegurar el regreso de los activistas. Un funcionario de la embajada española en Marruecos ha viajado hacia El Aaiún y se ha reunido con ellos.

Los activistas habían instando al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Embajada española en Rabat a que garantizase la seguridad del convoy que los ha conducido hasta el puerto para tomar el ferry a Las Palmas de Gran Canaria. En conversación telefónica con EL PAÍS el sábado poe la mañana, uno de los activistas liberados, Anselmo Fariñas, dijo que temía por su integridad física durante el traslado. "Pedimos a Exteriores que aclare nuestra situación y que nos proporcione medidas de seguridad para llegar hasta el ferry porque no sabemos con lo que nos vamos a encontrar", explicó.

Fariñas informó de que sus compañeros se encuentran bien pero que algunos están heridos después de haber recibido golpes. Carmen Rocer y Roberto Mesa, dos de los activistas, fueron, según el relato de Fariñas, trasladados al hospital para que se les atendiese por las heridas recibidas en el incidente con las fuerzas de seguridad de Marruecos. Rocer, explicó, "tenía la cara hinchada y magulladuras" y Mesa "golpes en el tórax", pero sus heridas no revisten mayor gravedad.

Fariñas relató que al comienzo del acto de protesta "estaban unos individuos estratégicamente apostados" que comenzaron a asestarles "patadas y puñetazos" y que, a continuación, la policía marroquí les introdujo en unos furgones en los que fueron trasladados a la comisaría central de El Aaiún. "Se nos informó que estaban actuando bajo las órdenes del Procurador general del reino de Marruecos".

Los activistas también denunciaron que en la comisaría se les había dado un "relato fantasioso de los acontecimientos" en el que señalaban que la agresión había sido "una respuesta airada de los ciudadanos de El Aaiún". Pero, según la las declaraciones de Fariñas, se trataba de "policías disfrazados". El presidente de la Federación de Instituciones Solidarias con el Sáhara, Carmelo Ramírez, ha asegurado en la Cadena SER que "trataron de obligarles a que besaran unas banderas marroquíes" y a raíz de su negativa "fueron detenidos y llevados a la comisaría central en El Aaiún".

Los 14 españoles han criticado la falta de comunicación con Exteriores. "En ningún momento nos han dicho en qué situación estamos. Lo que sabemos es que el traductor de la Casa de España nos comunicó que estábamos bajo arresto domiciliario y la embajada no se ha puesto en contacto con nuestros familiares para tranquilizarles y explicarle nuestra situación", opinó el español.

Nuevo choque entre Gobierno y PP

La secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, ha explicado que si Marruecos había prohibido la protesta de los activistas españoles en El Aaiún es porque estos carecían del permiso al contar tan solo con un visado de turista durante su breve visita al país africano. Por su parte, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, afirmaba que la situación demuestra que la visita a Marruecos del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue "puro teatro", al tiempo que ha pedido al Ejecutivo que su respuesta a este "nuevo desencuentro" no sea otro viaje para "pedir perdón".

Valenciano ha recalcado que, hasta ese momento, no se habían confirmado los malos tratos de la policía marroquí a los españoles. "Sé que hay denuncias y que se ha hablado de maltratos policiales. Si es así, habrá que ver qué ha pasado", puntualizaba. "Hay que proteger los derechos fundamentales de los españoles, pero también tenemos que cumplir la ley cuando no estamos en nuestro país. Igual que los extranjeros cuando vienen a España", ha indicado Valenciano.

Pons ha criticado que el Ejecutivo español "compre siempre la versión de la Policía marroquí" frente a la de los ciudadanos españoles, que aseguran haber recibido "malos tratos" por parte de las Fuerzas de Seguridad de este país. Ante esta situación, se ha preguntado "cómo reaccionarán si detienen a un español por ejercer su derecho de manifestación política" cuando entren en funcionamiento las comisarías conjuntas que Rubalcaba anunció durante su visita a Rabat la semana pasada.

"El Gobierno de España tiene siempre la obligación de defender los derechos humanos de todos en España y de los españoles en todas partes", ha defendido el vicesecretario de Comunicación del PP, que ha recordado que esta premisa tampoco se cumplió con los recientes incidentes con las mujeres policía en la frontera con Melilla.