_
_
_
_

Un nuevo fotomontaje contra las mujeres policía en la frontera con Melilla

Los activistas marroquíes colocan los carteles de madrugada y ante la pasividad de sus agentes fronterizos

La frontera de Beni Enzar (Marruecos) con Melilla estaba casi vacía a la una de la madrugada. Fue el momento elegido por los activistas marroquíes promotores de las protestas recientes en el paso fronterizo para colocar, y esta vez bastante más grandes que los primeros, carteles con un nuevo fotomontaje elaborado con imágenes de diez mujeres policía de la frontera (que aparecen perfectamente reconocibles) otra vez mezcladas con manos ensangrentadas sobre un fondo de un vertedero de basura. Los anteriores, que provocaron el anuncio de una querella por calumnias e injurias por parte del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en nombre de las agentes, habían sido retirados. "La policía española los ha quitado, así que los volvemos a poner", dice Mounaim Chaouki, presidente del Comité Nacional para la Liberación de Ceuta y Melilla, una de las asociaciones que han dirigido las protestas fronterizas. "Y mañana habrá otros aún más grandes", amenaza. "Las mujeres son responsables del 98% de las últimas agresiones en la frontera".

Más información
El PP agita contra el Gobierno el conflicto fronterizo en Melilla

Los tres nuevos carteles están situados, como los anteriores, en la llamada "tierra de nadie", el espacio entre los controles fronterizos de la policía española y la marroquí, pero mucho más cerca de la parte española. Los policías del lado de Melilla los tienen casi al lado. Los agentes que estaban ayer de servicio no quisieron decir nada sobre los fotomontajes, que se colocaron a escasos 20 metros de donde estaban trabajando. "Todo esto habla por sí mismo", señaló uno de ellos. "Poco más podemos añadir". No había en esos momentos ninguna mujer policía trabajando. "Esto es increíble", se alarmaba un guardia civil de la aduana. "Siguen provocando, y van a más".

Los agentes marroquíes de la frontera no impidieron en ningún momento la colocación de los fotomontajes. Preguntados al respecto, señalaron que ellos estaban allí por cuestiones de seguridad y que los carteles eran competencia "de la autoridad local". Los activistas insistían en que la "tierra de nadie" es en realidad suelo marroquí y que pueden expresarse libremente. Han convocado para hoy una rueda de prensa conjunta a la que asistirán tanto los que han decidido suspender el boicot a la entrada de mercancías, por la próxima visita a Rabat el miércoles del director general de la Policía y la Guardia Civil, como Mounaim Chaouki, que insiste en que su asociación seguirá adelante con el plan de protestas previsto a partir del lunes.

Moulay Rachid Zannay (centro) y Mounaim Chaouki (derecha), dos de los representantes de los organizadores del boicot.
Moulay Rachid Zannay (centro) y Mounaim Chaouki (derecha), dos de los representantes de los organizadores del boicot.ÁNGELA RÍOS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_