Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Metro de Madrid anuncian un paro total

Hoy no habrá transporte suburbano. - La asamblea de empleados aprueba dejar de cumplir los servicios mínimos

Miles de trabajadores (4.000 según los sindicatos) decidieron anoche en la asamblea de empleados de Metro de Madrid que pararán totalmente el transporte suburbano, saltándose los servicios mínimos del 50% que funcionaron ayer. Unos momentos después empezaron a organizarse los piquetes para impedir la salida de los trenes. Los trabajadores no están dispuestos, aseguran, a que les toquen el convenio y les rebajen los sueldos y las condiciones laborales como consecuencia de los planes para recortar el déficit de la Comunidada de Madrid. Lo que no llegaron a votar noche es si convertirán la protesta en huelga indefinida a partir del 1 de julio; según el sindicato de conductores, eso queda para el martes.

Laura Jiménez relata en Eskup cómo el desconcierto invadió los andenes desde el momento en que se conoció la decisión de los trabajadores. A medianoche los viajeros no sabían si el fin de los servicios mínmos se haría efectiva a partir de la mañana del martes o desde el mismo anuncio de los paros.

Hace más de dos décadas que los trabajadores de Metro no incumplían los servicios mínimos. En 1991, la última vez, hubo más de 300 sancionados, más de 600 expedientes. Entonces era la negociación de un convenio, hoy es la negociación de un recorte.

La asamblea de trabajadores de Metro ha acordado "casi por unanimidad" esta noche no seguir respetando los servicios mínimos del 50% establecidos, por lo que la huelga convocada para este martes y el miércoles paralizará totalmente el metropolitano madrileño. Esto significa que lo que este lunes se vivió como una jornada de paro tranquila y sin más incidencias que la espera algo más larga en los andenes y la aglomeración en los vagones, puede convertirse en un auténtico caos, pues los piquetes se organizan desde esta misma medianoche para no permitir a ningún servicio que salga, salvo los trenes de mantenimiento.

Más de dos millones de viajeros (2,2 millones) se vieron afectados ayer por la huelga. Vagones llenos, empujones y apretones y mensajes de móvil de "Jefe, llego tarde. Huelga en el metro" se convirtieron en la norma a primera hora de la mañana. En las cocheras de Metro, un centenar de piquetes recibieron a los trabajadores. El lunes les pidieron solo la tarjeta que acredita que se trata de servicios mínimos, pero les advirtieron de que este martes no podrán salir.

Complicadas negociaciones

Las negociaciones son complicadas. Las centrales sindicales lanzaron la convocatoria de estos paros a los 7.500 empleados de Metro para protestar por el recorte salarial propuesto por el Gobierno autonómico con el objetivo de reducir déficit. La Asamblea de Madrid aprobó durante la tarde la ley que permite la bajada de los sueldos de los funcionarios y empleados públicos, que será de un 5% de media y, aunque en la norma se ha incluido un apartado que permite que el recorte para los empleados del metro sea del 2,15%, la medida ha sido insuficiente para acercar posturas entre los representantes sindicales y la empresa.