Rajoy aboga por constitucionalizar el déficit y separar la gestión bancaria de la social en las cajas

El presidente del PP presenta su alternativa económica y asegura que nunca aceptaría un gobierno de coalición con Zapatero de presidente

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha presentado su alternativa a la política económica del Gobierno en un desayuno informativo al que han acudido muchos empresarios, sobre todo del sector de la construcción, aunque se han dejado notar las ausencias de los presidentes de los dos principales bancos, Emilio Botín, del Santander, y Francisco Gonzalez, del BBVA, así como las de los presidentes de grandes compañías como Telefónica o Repsol. Sí ha asistido el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferran, que ha seguido el acto desde la mesa presidencial.

Rajoy ha desgranado las áreas que, en su opinión, España necesita reformar. Entre las propuestas destacan la de introducir en la Constitución el control del déficit público y la de reformar la Ley de Cajas para "facilitar la captación de capital en los mercados y separar la gestión bancaria de la fundacional", es decir, abrir las entidades al capital privado y desligar el servicio social que ofrecen.

Más información

El líder de la oposición ha recordado que Alemania ya limitó el año pasado en su Constitución el déficit a un 0,35% del PIB a partir de 2016 salvo en casos de catástrofe natural o recesión. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, también se ha mostrado favorable a la idea.

La salvedad que recoge la Consitución alemana sería aplicable a España que está en déficit precisamente porque está en recesión. Hasta el cuarto trimestre de 2008, justo cuando se disparó el gasto, el Estado contaba con superávits importantes.

Precisamente hoy, el ministro de Hacienda alemán asegura en una entrevista en EL PAÍS que "para lograr un crecimiento sólido hay que reducir el déficit público".

Wolfgang Schäuble habla también de la necesidad de imponer una tasa sobre las transacciones financieras y otra a los bancos, algo que ha rechazado categóricamente Rajoy en su exposición de hoy. El presidente del PP ha recordado que en España existe un fondo destinado a garantizar los depósitos, aunque ha reconocido que en la crisis financiera ha habido actuaciones erróneas que es neceario corregir.

Educación, mercado laboral, energía, administraciones

Sin embargo, para Rajoy regular el sistema financiero y el control del gasto público son solo el principio de las reformas que necesita, en opinión de su partido, España. Ha comenzado por la Educación y ha prometido impulsar "un sistema integral que recupere valores como la disciplina y la excelencia, con el castellano como lengua vehicular en toda España" y con la libertad de elección de los padres como eje.

Hace apenas dos meses, el Partido Popular rechazó un pacto de Estado de Educación propuesto por el ministro Ángel Gabilondo después de meses de negociación precisamente por las discrepancias sobre el castellano y la libertad de elección.

En materia impositiva, Rajoy se ha mostrado partidario de bajarlos "para garantizar la recaudación" y ha asegurado que "crear nuevas figuras o subir otras, como la que grava el ahorro, son medidas peligrosas", al contrario de lo que han hecho Alemania, Francia o Reino Unido.

Rajoy ha llegado a asegurar que "Cameron [el nuevo primero ministro británico]no ha subido los impuestos", y ha recordado que ha bajado algunos (el de sociedades y el IRPF para rentas bajas). Sin embargo, ha obviado que Cameron acaba de subir el propio IRPF a las rentas altas, el de los rendimientos del capital, y el IVA -hasta el 20%- precisamente a lo que Rajoy se opone en España, donde se va a quedar en el 18%, uno de los más bajos de Europa.

En cuanto a la reforma laboral, el líder del PP ha asegurado que el decreto-ley aprobado por el Gobierno y convalidado por el Congreso no cambia el mercado de trabajo y ha abogado por desligar la negociación colectiva de los sectores y condicionarla a cada una de las empresas, una idea que ya había expresado su portavoz económico, Cristobal Montoro, en otras ocasiones.

Sí es una novedad la propuesta de reconocer como derecho de los trabajadores la formación continua para lo que habría que crear "una cuenta de formación asociada a la afilicación a la Seguridad Social que contribuya a personalizar los itinerarios formativos", según ha expuesto.

En este punto, Rajoy ha lanzado una andanda a Convergència i Unió por apoyar el decreto de medidas de ajuste que presentó el Gobierno tras el Ecofin de primeros de mayo y que, entre otras medidas, recortaba el sueldo de los funcionarios y congelaba algunas pensiones. "El sentido de estado de algunos", en referencia al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, "supone que no quieren que coincidan las elecciones generales con las de su comunidad", ha acusado Rajoy, que ha recordado que el partido catalán ya ha anunciado que no apoyará los Presupuestos y ha pedido elecciones en enero.

Sin embargo, el propio Rajoy ha reconocido que el PP se abstuvo porque una derrota del Gobierno habría puesto a Zapatero en la obligación de elegir entre "convocar elecciones o una moción de confianza".

Por otro lado, Rajoy ha exigido una reforma del sistema energético que se centre en conseguir "seguridad, eficiencia y sostenibilidad" para luego acusar al Gobierno del PSOE de haberse dedicado los últimos seis años a la "propaganda". El PP aboga por "un mix energético que atienda al precio para no mermar la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de las familias".

Precisamente ayer, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y Cristobal Montoro sellaron un acuerdo que paraliza la subida de la luz.

El último conjunto de medidas propuestas por Rajoy ante los empresarios hoy pide reformar a fondo las administraciones públicas para evitar que "una selva de normas frena el dinamismo" de la economía. "La administración necesita una cura de adelgazamiento para reducir también el gasto y evitar duplicidades", ha asegurado Rajoy, que ha citado el Ministerio de Vivienda como ejemplo. "Si todos hacen de todo, no se usan bien los recursos", ha concluido.

Gobierno de coalición

Rajoy se ha referido también a la posibilidad de un gobierno de coalición, una idea que su vicesecretario de Política Local y Regional del PP, Javier Arenas, expone en una entrevista en ABC que el diario de Vocento publicará el domingo pero cuyas líneas generales adelanta hoy.

El líder del PP ha rechazado de plano un Ejecutivo de concertación con Zapatero como presidente. "No aceptaría un gobierno de coalición presidido por Zapatero porque no creo en él ni en las políticas que ha desarrollado. No tiene un proyecto para España". Sobre qué pasaría en caso de ganar el PP las elecciones generales previstas para 2012, Rajoy no se ha mostrado tan partidario como Arenas de un gabinete conjunto con el PSOE y se ha decantado por acuerdos o pactos de estado en los asuntos más importantes. "Espero que [los pactos sean] entre los dos grandes partidos, pero hay otras opciones".

Rajoy se ha mostrado "dispuesto" a ponerse al frente del proyecto que ha desgranado hoy y ha confiado en sus posibilidades: "La cuestión no es si podemos hacerlo, sino cuándo lo vamos a hacer", ha concluido.

Lo más visto en...

Top 50