Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alexander McQueen consumió cocaína, tranquilizantes y somníferos antes de suicidarse

La investigación de la muerte del diseñador británico demuestra que fue él mismo quien terminó con su vida

Tras consumir altas dosis de cocaína, tranquilizantes y pastillas para dormir, Alexander McQueen decidió ahorcarse para acabar así con la presión a la que se sentía sometido por su trabajo y la pena que arrastraba desde la reciente muerte de su madre.

Así lo ha dictaminado el médico forense Paul Knapman, según informa la BBC, a la luz del resultado de la investigación que comenzó el 11 de febrero pasado, día en que el cadáver del diseñador británico fue encontrado en su piso de Londres.

"El equilibrio de su mente estaba trastornado", ha declarado el forense tras dar el veredicto de suicidio. El tribunal estudió la larga historia de depresiones, insomnio y ansiedad de McQueen, así como sus previos intentos de quitarse la vida mediante sobredosis de drogas y fármacos en mayo y julio del año pasado.

Las declaraciones del psiquiatra del diseñador, Stephen Pereira, han sido determinantes en el resultado de la investigación. Pereira ha confirmado que McQueen padecía depresión y que él mismo le había diagnosticado ansiedad en varias ocasiones.

"Ciertamente, estaba muy presionado por su trabajo", ha declarado Pereira. "Pero esto era un arma de doble filo porque sentía que ese era el único área de su vida en la que había llegado a algo. A menudo, tras sus desfiles era presa de inmensas depresiones en las que se sentía tremendamente solo".

Además, estaba el dolor de haber perdido recientemente a su madre. "Estaba particularmente unido a su madre", ha declarado la forense Lynda Martindill. "Tras la muerte de su madre, se vio sobrepasado por el dolor", ha añadido. El psiquiatra del diseñador comparte esa teoría: "Sintió que esa única conexión que tenía con la vida se había ido para siempre, por lo que ya no había nada por lo que vivir".