Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer paso para utilizar las lenguas cooficiales en el Senado

La cámara alta estudiará cambiar el reglamento con la oposición del PP

Los debates parlamentarios en todas las lenguas del Estado, con traducción simultánea para el que no pueda seguirlos, están cada vez más cerca de ser una realidad. El Senado aprobará previsiblemente el miércoles que viene, con la oposición del PP, estudiar una modificación de su reglamento para que se pueda hablar catalán, euskera, gallego y valenciano en todos sus órganos y en todas las sesiones.

Eso es lo que pide la propuesta original de reforma del Reglamento, firmada por más de una treintena de senadores de PSC, ERC, ICV, PNV, BNG y otros. El PSOE no tiene intención de ir tan lejos, según confirman fuentes socialistas, pero para empezar ha anunciado hoy que votará a favor de la toma en consideración de la propuesta. Es decir, que permitirá que se abra un debate en la Cámara alta sobre este asunto, una antigua y principal reivindicación de todos los partidos nacionalistas y que es considerada como un paso clave para que el Senado tenga al menos aspecto de "cámara territorial", como lo define la Constitución.

El Senado ya es a día de hoy el único foro parlamentario de España donde se pueden ver debates parlamentarios en todas las lenguas del Estado. Desde la legislatura pasada, su uso está permitido en la Comisión General de Comunidades autónomas, donde hay un servicio de traducción simultánea y, literalmente, los ministros se tienen que poner unos auriculares para escuchar algunas intervenciones. En esta Comisión también tienen sitio, y pueden intervenir, los presidentes y consejeros de los Gobiernos autónomos. Sin embargo, marginada por el Gobierno y por los grupos, la comisión agoniza y apenas se reúne.

La propuesta de reforma del Reglamento pretende que esta realidad sea extrapolable al Pleno del Senado, a los debates de leyes, mociones y cualquier tipo de iniciativa, así como a las sesiones de control al Gobierno. También quiere que en toda la relación por escrito de los senadores con la Cámara se puedan utilizar las lenguas cooficiales al mismo nivel que el castellano.

La portavoz socialista, Carmela Silva, rechazó esta mañana detallar exactamente en qué tipo de debates e iniciativas estaría dispuesto su partido a admitir todas las lenguas, pero sí declaró que el PSOE está de acuerdo con ampliar su uso. Silva dijo que el PSOE detallará su postura cuando llegue el momento de presentar enmiendas y debatir en concreto sobre la propuesta en el seno de la Comisión de Reglamento.

Mientras, el PP ya ha reiterado en varias ocasiones su oposición frontal a ampliar el uso de las lenguas en el Senado, y considera que la actual situación en la Comisión General de Comunidades Autónomas es suficiente. Su posición actual de cara al debate de toma en consideración del próximo miércoles es votar en contra. El PSOE siempre ha insistido en que no reformará el Reglamento a las bravas, con la oposición del PP, pero esta mañana Silva ha advertido que no admitirá "posiciones de veto".