Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla exige que un tribunal renovado dictamine sobre el Estatuto

El Gobierno catalán pide que la sentencia se demore hasta después de las elecciones

La sentencia del Estatuto no puede dictarla un tribunal con cuatro de sus miembros con el mandato agotado. El Gobierno catalán y Convergència i Unió han pedido hoy que el Tribunal Constitucional se renueve antes de intentar de nuevo dictar sentencia sobre la carta catalana. El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha dicho que tras los intentos fallidos de dictar sentencia "la renovación del TC es hoy intexcusable" y ha adelantado que se dirigirá al presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y al jefe de la oposición, Mariano Rajoy, para que consensúen la renovación del alto tribunal.

Montilla, en un discurso institucional y sin admitir preguntas, ha recordado esta tarde que tras 1346 días de vigencia del nuevo Estatuto (entró en vigor en agosto de 2006), "España no se ha roto". Además ha incidido en los múltiples intentos fallidos de los magistrados del TC para dictar sentencia. "El TC tendría que reconer que si después de tres años y medio ha sido incapaz de dictaminar la inconstitucionalidad del Estatuto, quizás ha llegado el momento de decir que el Estatuto es sencillamente constitucional como así creemos los que lo aprobamos", ha dicho Montilla.

Contexto electoral

El consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, ha llegado más lejos y ha dicho que la sentencia, que debe dictar un nuevo tribunal, no debe llegar antes de las elecciones catalanas previstas para otoño. "No admitiremos interferencias en la campaña", ha asegurado Saura apelando a la "tradición" de que el TC se abstenga de interferir en procesos electorales. "Si el tribunal no se ha puesto de acuerdo en cuatro años lo hará ahora en tres semanas?" se ha preguntado Saura. El consejero ha concluido que los magistrados del Tribunal deben renovarse porque han sido "incapaces" e "impotentes" para dictar sentencia.

CiU pide la recusación de los magistrados del TC

Convergència i Unió (CiU) ha decidido dar un paso más y pedir al Parlamento catalán que se dirija al alto tribunal para recusar a los magistrados que han agotado su mandato. Artur Mas, presidente de CiU, ha afirmado en Banyoles que pedirá a Montilla y al tripartito que levanten su voz y que tomen la iniciativa. "No puede ser que juzguen al pueblo catalán miembros de un tribunal que han agotado su mandato y que están peleados entre ellos", ha subrayado.

Las reacciones del Partido Popular (PP) en Cataluña no se han hecho esperar. Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, ha lamentado que el Tribunal Constitucional no haya dictado ya la sentencia y le ha instado a hacerlo lo antes posible. Sánchez-Camacho ha reiterado su opinión de que tres años de deliberación "son excesivos" y que provocan "una anomalía jurídica en Cataluña", ha dicho.

Por su parte, el secretario general de ICV, Joan Herrera, ha afirmado que el TC "ha cerrado un ciclo" por su "incapacidad absoluta" para dictar una sentencia sobre el Estatuto, por lo que le ha llamado a pedir la dimisión en bloque del Constitucional desde la "unidad catalana".

Puigcercós exige una sentencia inmediata y pide a Mas y Montilla "un paso más"

Joan Puigcercós, líder de ERC, cree que todo el pescado está vendido para el Estatut y pide vivir ajeno a los vaivenes del Tribunal Constitucional. A los magistrados les reclama una sentencia inmediata: "Tienen las cartas tan marcadas que pueden reunirse la semana que viene y votar la sentencia". La misma metáfora utilizó para justificar la petición: quiere que los partidos se pronuncien sobre una sentencia en firme antes de las elecciones, para "ir con las cartas marcadas" a los comicios catalanes de otoño.

Del Tribunal Constitucional no espera que salga el Estatut tal como entró: "Hay un consenso PP-PSOE para recortar el texto. La voluntad es intentar desnaturalizar un texto ya de por si recortado. Mientras se deciden, tenemos mucho trabajo", dijo Puigcercós, que reclamó no tener el país pendiente de una sentencia. "Tenemos la sensación que vivimos con la respiración asistida, que somos un país sobre tutela, exigimos una sentencia ahora".

Mirando ya a los comicios, Esquerra aprovechó para reforzar su discurso soberanista y la voluntad de convocar un referéndum independentista, una petición de la que hará caballo de batalla electoral. Pidió a Mas y Montilla "un paso más", y les reiteró que está dispuesto a pactos para la próxima legislatura con quién se comprometa a organizar un referéndum en Cataluña.

A la espera de una votación general, el día 25 se celebra la tercera tanda de consultas independentistas. Puigcercós pidió participación en las votaciones y avisó que "el futuro de Cataluña no pasa por el Tribunal Constitucional, pasa por los catalanes".

Más información