Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo decidirá el 12 de mayo si reabre el caso de los trajes regalados a Camps

El alto tribunal acepta a trámite el recurso de los socialistas contra el archivo decidido por el TSJ de Valencia

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, acompañado de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y de dos de sus consejeros, tras declarar en el Tribunal Superior de Justicia valenciano en mayo de 2009.
El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, acompañado de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y de dos de sus consejeros, tras declarar en el Tribunal Superior de Justicia valenciano en mayo de 2009. CARLES FRANCESC

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha decidido aceptar a trámite el recurso de casación presentado por los socialistas contra el archivo del caso de cohecho pasivo impropio que afecta al presidente de la Generalitat, Francisco Camps. Al mismo tiempo, el Alto Tribunal fija para el próximo día 12 de mayo la deliberación y votación sobre el asunto, que archivó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) el verano pasado.

José Flors, juez instructor del caso en el que estaban imputados Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret por haber aceptado regalos de trajes por parte de la trama de corrupción del caso Gürtel, decidió que había indicios suficientes para seguir el procedimiento contra el presidente valenciano, pero la Sala de lo Civil y Penal del TSJCV decidió archivarlo, pese al voto discrepante de un magistrado. La decisión fue recurrida por la fiscalía y también por los socialistas, cuya capacidad para ello fue impugnada por la defensa de Camps y los otros tres altos cargos. El recurso de la fiscalía ya fue admitido a trámite y se analizará también el 12 de mayo.

El portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Ángel Luna, ha explicado que la decisión del Supremo de reconocer su derecho a ejercer la casación es "una batalla importante". Según el diputado socialista, el asunto entra en "una fase decisiva", que puede acabar con Camps sentado en el banquillo. "Aunque trate de huir y de esconderse de los periodistas y de los ciudadanos, Camps no podrá evitar someterse a los tribunales de justicia", ha dicho Luna. "Le auguro un porvenir muy complicado", ha añadido.

Los cinco magistrados del Supremo que estudiarán a puerta cerrada el asunto son el presidente de la Sala Segunda, Juan Saavedra, y sus compañeros Julián Sánchez Melgar, Andrés Martínez Arrieta, Perfecto Andrés Ibáñez y Miguel Colmenero.

El TSJ valenciano acordó a principios de agosto del año pasado el sobreseimiento de la causa abierta a Camps y los otros imputados por dos votos a uno. Ninguno de los magistrados discutió que los imputados recibieran regalos, pero sí discreparon sobre la interpretación del delito de cohecho pasivo impropio (artículo 426 del Código Penal). Juan Luis de la Rúa, presidente del TSJ y del que Camps dijo que era "más que un amigo", y José Francisco Ceres, consideraron que los regalos recibidos por la trama corrupta no son constitutivos de delito al no existir una relación de "causalidad" entre los presentes a los políticos y los posibles beneficios logrados por la red Gürtel. No compartió esta conclusión Juan Montero, que cuestionó esa interpretación en un voto particular.

Tanto el PSPV-PSOE como la fiscalía recurrieron el archivo del caso y defienden que existe el delito desde el momento en que se realiza un regalo a un funcionario público en consideración a su cargo, sin que dicha dádiva suponga la realización inmediata de ningún acto concreto por parte de éste.