Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP deja solo a Mayor Oreja en su acusación de que Zapatero y ETA son "aliados potenciales"

El PSOE exige a Rajoy que rectifique al eurodiputado.- CiU y PNV reclaman al ex ministro que pruebe sus palabras o que calle.- Idoia Mendia: "Tiene un problema y debe mirárselo"

El Partido Popular ha dejado solo al eurodiputado Jaime Mayor Oreja, quien ha asegurado esta mañana que "Zapatero y ETA son aliados potenciales" para intentar "debilitar a España". Ni el líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti, ni la portavoz parlamentaria en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, han respaldado las palabras del ex ministro del Interior de José María Aznar, sobre el que ha caído un chaparrón de críticas desde los Gobiernos central y vasco, el PSOE, CiU, ERC o el PNV. Estos han exigido a Mayor que pruebe lo que dice o rectifique y han emplazado a Mariano Rajoy a que ponga coto a Mayor.

Durante su participación en el Executive Forum España , Mayor Oreja aseguró que hay en marcha un proceso de resolución de conflictos, con un papel destacado de los mediadores internacionales y en el que las detenciones de miembros de ETA forman parte del "escenario natural" y "no interrumpen" ese proceso. En su opinión, el "proyecto de Zapatero y de ETA son aliados potenciales" porque ambos "buscan una España debilitada". "Hay muchos símbolos y síntomas que dan una certeza de que hay ya una segunda parte. Eso tendrá dos fechas determinantes: las elecciones municipales, donde se trata que ETA se haga presente en los ayuntamientos y en las instituciones del País Vasco, y una segunda parte en las elecciones generales, donde ETA devolvería el favor a Zapatero para ayudarle a ganar las generales", enfatizó.

Cuando aún no se habían apagado las palabras de Mayor Oreja, pronunciadas cuando José Luis Rodríguez Zapatero acompañaba al presidente francés, Nicolás Sarcozy, en el funeral por el policía francés asesinado por ETA, la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, lamentaba las declaraciones del ex ministro del Interior, que calificó de "especialmente graves". "Tiene un problema y debe mirárselo", aseguró la representante del Gabinete López.

Poco después, el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, dijo que "respeta" la opinión del portavoz de Mayor, pero añadió que, a día de hoy, el Ejecutivo y los socialistas están "en la derrota" de la banda. "Lo que tengo que decir es que yo me tengo que guiar por los hechos", dijo, para luego enumerar: "Se ve que ya no hay subvenciones a Batasuna en los presupuestos vascos, que se quitan carteles de asesinos de las calles, que la Ertzaintza se pone las pilas, y que se prestigia la Constitción, el Estatuto y los símbolos nacionales en el País Vasco". "Y yo me guío por lo hechos y el hecho clave de mañana es uno, que son las elecciones municipales en el País Vasco y ésa va a ser la prueba del algodón". Tampoco respaldó a Mayor la portavoz parlamentaria del PP en el Congreso. Tras seis preguntas sobre las declaraciones de su compañero de filas, dijo: "Me parece que la mejor fórmula para evitar que se tengan inquietudes de este tipo es que el Gobierno actúe con todos los medios que tiene a su alcance, o con las modificaciones que tiene que hacer, para evitar que Batasuna vuelva a los ayuntamientos".

Después de que CiU y PNV exigieran a Mayor que probara sus palabras o se callara, el PSOE exigió a Mariano Rajoy que rectificase "las incalificables" palabras de su compañero, quien, según el portavoz socialista en el Congreso, "ha puesto en cuestión la absoluta implicción del Gobierno en la derrota de ETA" cuando el Ejecutivo "está luchando con toda dureza y determinación contra ETA".