Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berzosa, insultado y zarandeado durante una protesta de colegiales de la Complutense

El Consejo de Gobierno de la universidad aprueba que tres colegios mayores pasen a ser mixtos.- Los estudiantes pedían que se les consultara primero

Más de 300 estudiantes universitarios residentes en seis colegios mayores de la Universidad Complutense de Madrid -Miguel Antonio Caro, Ximénez Cisneros, Diego de Covarrubias, Santa María de Europa, Antonio de Nebrija y Teresa de Jesús- se han manifestado esta mañana en la puerta del Rectorado para reivindicar mejoras en sus residencias y que se les consultara antes de decidir si alguno de los centros cambia de régimen de segregados a mixtos. Dentro, el Consejo de Gobierno dirimía esta cuestión y finalmente ha decretado que tres colegios pasen a ser de chicos y chicas. La protesta ha derivado en altercados a la salida del rector, Carlos Berzosa. Un grupo de alumnos ha insultado y zarandeado al rector, que ha tenido que salir escoltado. Algunos colegiales se han abalanzado contra el coche oficial y le han cortado el paso.

Los alumnos reclamaban que se les consultara antes de tomar una de las decisiones más polémicas que dirimía el Consejo de Gobierno: si los colegios mayores pasan a ser mixtos. Finalmente, con una sola abstención, el Consejo de Gobierno ha aprobado la transformación de tres de sus colegios mayores en centros mixtos. Así, el Teresa de Jesús, que es femenino, el Antonio de Nebrija y el Diego de Covarrubias, que son masculinos, pasarán el próximo curso a aceptar chicos y chicas. "Nos parece conveniente que los colegios sean mixtos. Es una medida lógica y no tiene ningún sentido que haya colegios públicos divididos por sexos", aclaró el rector en una rueda de prensa, convocada con motivo de la manifestación. "Hay costumbres que hay que mantener, pero aquellas que son una rémora para el progreso hay que cambiarlas", dice un portavoz de la universidad para responder a los colegiales que opinan que convertir en mixtos los colegios es romper la tradición. Los estudiantes creen, en cambio, que los colegios en los que convivan chicos y chicas perderán parte de su intimidad, identidad y la tradición. "Algo que se está perdiendo inexplicablemente en nuestro país", declaraba un colegial de Ximénez Cisneros.

Gritos de "hijo de puta"

Al término de la reunión, el rector no ha evitado a los manifestantes y ha salido a pie por la puerta principal. Un centenar de estudiantes que quedaban le ha rodeado a él y a sus escoltas. Entre gritos de "dimisión", "hijo puta" y "cabrón", los alumnos han increpado a Berzosa para que hablase con ellos. La seguridad se ha visto saturada y se han vivido varios momentos de tensión, violencia y miedo, como confirmaron integrantes del equipo de Berzosa que le acompañaban. Los colegiales se han abalanzado contra el coche oficial, los han zarandeado y han cortado el tráfico de la avenida Séneca durante algunos minutos hasta que el vehículo ha conseguido librarse de la multitud.

Al margen de la polémica de los colegios mixtos, los manifestantes tenían otras reivindicaciones, como una mayor transparencia en las cuentas o una reducción de la tarifa mensual (832 euros), porque aseguran que los servicios que se ofrecen en estas instituciones "no están en consonancia con el dinero que se paga". Los colegiales se quejan de que los servicios ofrecidos (lavandería, comedor, limpieza, etc) son de peor calidad y tienen el mismo precio, por lo que consideran que se ha encarecido su valor.

El último punto de su protesta reclama el arreglo de los numerosos desperfectos que presentan estas instituciones educativas, unos arreglos para los que la universidad está buscando patrocinadores privados, ya que la falta de fondos no permite acometerlos. Desde el rectorado se asegura que no se trata de privatizar ni de perder instalaciones. "Buscamos externalizar parte de los servicios, como ya se ha hecho con las cafeterías, y además aún no hemos cerrado nada", según un portavoz.