Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beobide llegó a crear dos 'taldes' de 'legales' desde su regreso al País Vasco en verano

El presunto etarra tenía la misión de establecer una red de colaboradores en Guipúzcoa

Ibai Beobide Arza, el presunto etarra detenido el sábado cuando circulaba en bicicleta entre las localidades guipuzcoanas de Alteasu y Villabona, llegó a conformar dos taldes de legales -miembros de la banda no fichados por la Policía- desde su llegada al País Vasco, adonde regresó desde Francia cumpliendo órdenes de la dirección de ETA el pasado verano, han informado fuentes de la investigación.

Concretamente, este presunto etarra llegó a Guipúzcoa en agosto de 2009 con la misión de establecer una red de colaboradores en Guipúzcoa. Prueba de que Beobide ya había dado pasos en esa dirección es que tan sólo dos días después de su arresto, la Guardia Civil detuvo hasta a cuatro personas más acusadas de ayudarle y darle cobertura. Dos de los detenidos eran un matrimonio al que se le atribuyen labores de alojamiento a Beobide.

Asimismo, otro de los detenidos hoy en Girona, Jon Rosales, también estaba siendo buscado por el Instituto Armado por su relación con Beobide. Rosales fue arrestado por los Mossos d'Esquadra cuando trataba de huir a Francia en una furgoneta con la ayuda de Adur Aristegi, quien también ha sido detenido.

Por otra parte, las mismas fuentes han indicado que entre la documentación incautada a Beobide contaba con información sobre un empresario vasco y algún agente de la Ertzaina, si bien no precisaron el grado de elaboración de estas informaciones sobre posibles objetivos.

Ataques atribuidos

Beobide huyó a Francia a finales de 2008 después de un año de intensa actividad como integrante del comando Basakatu -gato montés en euskera- al que se le atribuyen varias acciones terroristas comprendidas en ese periodo de tiempo. En concreto, se le atribuye su participación en un ataque a la sede del PSE en La Peña (Bilbao) perpetrado el 17 de abril de 2008; la colocación el 8 de junio de ese mismo año de un artefacto explosivo contra la sede de la Eitb en Zamudio (Vizcaya); de varios explosivos en las localidades cántabras de Laredo y Noja el 20 de julio y el atentado con una furgoneta

cargada con 100 kilos de explosivo contra la sede central de Eitb en Bilbao.