Los autores de la matanza de Alzira aceptan 14 años de prisión

El resto de la quincena de acusados por el enfrentamiento de dos clanes gitanos, que acabó con cuatro muertos en 2006, admiten penas de entre dos y seis años

Los cuatro acusados como autores materiales del cuádruple homicidio ocurrido el 30 de marzo de 2006 en el barrio de l'Alquerieta de Alzira (Valencia), durante una disputa a tiros entre dos familias rivales de etnia gitana, los Kung-Fu y los Mantequilla, aceptaron hoy en la sección cuarta de la Audiencia provincial una pena de 14 años de prisión. El juicio, que se ha desarrollado entre fuertes medidas de seguridad, se ha resuelto con la conformidad de las partes y el reconocimiento de los delitos cometidos por parte de los 15 acusados presentes, todos ellos del clan de los Mantequilla.

Además de la pena de 14 años a cada uno de los cuatro procesados como autores de la muerte de cuatro miembros de los Kung-Fu, otro acusado, en concepto de cómplice, aceptó cumplir seis años de prisión. Junto a él, un sexto acusado de homicidio en grado de tentativa asumirá la misma pena mientras que otro más, como cómplice del mismo delito, irá a prisión por un periodo de cuatro años y medio. Los otros ocho acusados restantes cumplirán cada uno de ellos dos años de cárcel por un delito de encubrimiento.

Más información
El rapto de una menor para casarla motivó la matanza entre gitanos en Alzira
150 casquillos en el tiroteo de Alzira
Pena de 6 años para un miembro de los 'Kung-Fu' por disparar a mujeres de un clan rival

La matanza, en la que los miembros del clan de los Mantequilla asesinaron a balazos a cuatro miembros de los Kung-Fu, se produjo el 30 de marzo de 2006 en L'Alquerieta, en Alzira. Fue en casa de los Kung-Fu, en el número 5 de la calle de Alonso de Ojeda. Un joven de ese clan pretendía llevarse por la fuerza a la hija de uno de los Mantequilla. Eso enfrentó a ambas familias y 16 familiares de la joven acudieron a L'Alquerieta armados con pistolas y cuchillos. La mayoría de ellos entró en el comedor de la vivienda, donde estaban cuatro hombres y una mujer de los Kung-Fu, y dispararon contra las víctimas. Según describía el fiscal en su escrito de acusación, los 16 procesados mataron "de manera consciente y voluntaria" a cuatro hombres y apuñalaron a la mujer, que logró sobrevivir.

La vista se ha celebrado con la presencia de 15 de los 16 acusados -uno cumple prisión en la Guayana francesa y aún no ha podido ser extraditado-, más de 30 familiares de ambos clanes y bajo el control de unos 10 agentes de la Guardia Civil. Los acusados tendrán que pagar indemnizaciones que van de los 20.000 a los 230.000 euros para las viudas y madres de los fallecidos. Además, no podrán acercarse al clan rival ni residir en Alzira durante 10 años después de cumplir la condena.

Acabado este juicio, se ha celebrado en la misma sala la última sesión de otra vista que implica a las mismas familias. Un integrante de los Kung-Fu, en venganza por los sucesos de Alzira, disparó contra cuatro mujeres del clan de los Mantequilla en un centro comercial de la localidad en enero de 2008. Hirió a una de ellas, embarazada, en el muslo derecho. En el banquillo se han sentado el joven de 22 años que disparó, para el que el fiscal pide 33 años de cárcel por un intento de asesinato, y su madre, para la que reclama 14 años por cómplice, ya que le avisó de la presencia de las mujeres del clan rival.

Una parte de los acusados por las 4 muertes en un enfrentamiento de clanes en Alzira, esta mañana, en el banquillo de la Audiencia de Valencia.
Una parte de los acusados por las 4 muertes en un enfrentamiento de clanes en Alzira, esta mañana, en el banquillo de la Audiencia de Valencia.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS