Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No nos quedemos con la pataleta, hay que denunciar, denunciar y denunciar"

Una iniciativa ciudadana promovida en Facebook logra que un juez cite a Cospedal para que ratifique o se retracte de sus denuncias sobre las escuchas ilegales

"Estamos muy contentos de que la Justicia haya tenido en cuenta a seis simples ciudadanos". Mar Hernández Porras, Alejandra Flores Gimeno, Maite Espinosa Rivero, Amelia Corominas García, Jesús Martínez González y Carlos Rodríguez Ibáñez decidieron no quedarse con los brazos cruzados el pasado 6 de agosto cuando la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, denunció desde Marbella en una entrevista a EFE que el Gobierno había instaurado "un Estado policial" en el que se espiaba a destacados dirigentes de su partido "que no tenían nada que ver con los sumarios". Su iniciativa, promovida a través de la red social Facebook, dio resultado y hoy un juez de Madrid ha citado para el próximo 17 de febrero a Cospedal en un acto de conciliación previo a la demanda civil interpuesta por estos seis ciudadanos para que ratifique o se retracte de sus acusaciones.

Cospedal fue muy criticada por hacer esa gravísima denuncia sin pruebas. Nunca las aportó, pero tampoco se desdijo. De hecho, ha confirmado en varias entrevistas esa denuncia, siempre sin probarla. "Estábamos muy indignados porque Cospedal atacaba, no a un político, sino a todas las instituciones del Estado y había que hacer algo", explica Alejandra Flores. Sólo cuatro de los seis demandantes, todos afines al PSOE, se conocían en persona pero los seis mantenían contacto en Facebook, donde vertieron su irritación por las acusaciones de la numero dos del PP contra el Gobierno, los fiscales, los jueces, la policía judicial, el Ministerio del Interior y el Centro Nacional de Inteligencia, responsables de realizar las supuestas escuchas ilegales. "Nos dijimos entonces que no nos quedáramos con la pataleta, que había que denunciar, denunciar y denunciar", continúa Flores, que aclara que pese a su simpatía por el PSOE -cuatro de los seis demandantes son militantes socialistas-, interpusieron la demanda a nivel individual sin ninguna intervención del partido.

Fue Jesús Martínez quien sugirió la idea de crear en Facebook el grupo De Cospedal debe ser demandada por injurias. Carlos Rodríguez lo puso en marcha el 7 de agosto y en apenas unos días contaba con más de dos mil miembros, de los cerca de 4.500 que lo forman actualmente. "Colgamos un documento básico que se fue enriqueciendo con las aportaciones de todos hasta que consensuamos un manifiesto común", apunta Carlos Rodríguez.

Pero un nutrido grupo de la red social que reclamaba que De Cospedal se retractara no era suficiente. "Enviamos el documento a Presidencia, al Defensor del Pueblo y al Fiscal General del Estado", explica Maite Espinosa. Todos ellos respondieron pero manifestaron que no podían actuar sobre las declaraciones.

Y decidieron dar un paso más e interponer una demanda civil. "La demanda penal no era posible porque, como ciudadanos, no éramos los directamente perjudicados", recuerda Carlos Rodríguez. El 21 de septiembre, los seis tomaron un tren a las seis de la mañana en Murcia y se dirigieron al juzgado de Primera Instancia Número 1 de Madrid, donde interpusieron la demanda en la que reclaman que Cospedal "se avenga a retractarse de todas y cada una" de las acusaciones contra el Gobierno por ordenar supuestas escuchas ilegales a miembros del PP y a "disculparse públicamente".

La citación de Cospedal "ha sido el mejor regalo de Reyes", exclama Alejandra Flores, que no puede contener su alegría por el efecto que ha surtido las demanda "de unos simples ciudadanos" e insta a denunciar "todo lo que se haga mal para que quede por escrito".