Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La participación en las consultas sobre la independencia en Cataluña roza el 30%

El 'sí' se impone con el 94,71%.- La plataforma pide un "referéndum vinculante" para el 25 de abril

Barcelona / Sant Cugat del Vallès

La participación en las consultas sobre la independencia en Cataluña ha rozado el 30%, según datos provisionales ofrecidos por la organización, quienes han calificado los resultados de "heroicidad" teniendo en cuenta los medios. El a la independencia de Cataluña se ha impuesto en las consultas celebradas en 166 municipios catalanes al obtener un 94,71% de los votos, lo que ha llevado a la plataforma organizadora a anunciar que pedirá ahora que el Parlament permita un "referéndum vinculante" para el 25 de abril.

Unas 200.000 personas de las 700.000 convocadas acudieron a votar en las consultas sobre la independencia celebradas este domingo. El portavoz de la coordinadora, Uriel Bertran, ha destacado la gran afluencia a las urnas y se ha mostrado convencido de que Cataluña "será otro país, con renovada ilusión y espíritu". Aunque siempre han evitado hablar de un porcentaje concreto de participación, los responsables de las consultas considerarían un éxito alcanzar entre un 35% y un 40% de votantes.

Con los primeros datos sobre la mesa llegan las valoraciones. El portavoz de ERC, Ignacio Llorente, ha afirmado que su formación ha constatado que "el porcentaje de participación allí donde Esquerra tiene fuerza ha estado por encima de la media en muchos casos". ICV, por su parte, considera que la baja participación obedece a que los ciudadanos no se han sentido interpelados.

Después del aperitivo del sábado en Sant Jaume de Frontanyà, el pueblo más pequeño de Cataluña, unas 700.000 personas estaban llamadas a las urnas, concentradas en las comarcas de Girona (59 municipios) y Barcelona (74). El mayor de todos los que se han pronunciado es Sant Cugat del Vallès, con 59.042 vecinos con derecho a voto, incluyendo a los mayores de 16 años y los inmigrantes, aunque estén en situación irregular. El sábado, en Sant Jaume arrasó el sí: de 21 votantes, 19 se mostraron partidarios de la independencia, uno en contra y otro no acudió a las urnas. Las consultas han sido impulsadas por plataformas y entidades sociales y en la mayoría de los casos apoyadas por mociones aprobadas en los plenos de los ayuntamientos.

La jornada de votaciones ha transcurrido con normalidad. Tanto Esquerra Republicana como Convergència Democràtica han expresado su deseo de poder realizar en el futuro un referéndum independentista pero que sea vinculante. El presidente de ERC, Joan Puigcercós, acompañó a primera hora a la alcaldesa de Ripoll, su localidad natal, a votar, y celebró "la fuerza imparable de las urnas y las papeletas". Por parte de CDC, su número dos, Felip Puig, ha asegurado que en Cataluña "comienzan a cambiar las cosas" y ha manifestado que "sería importante que a partir de mañana" los políticos interpreten y canalicen "esta iniciativa para avanzar en que algún día Cataluña pueda organizar un referéndum vinculante sobre su independencia". El ex consejero y diputado de ERC y actualmente líder de la corriente crítica Reagrupament, Joan Carretero, ha manifestado que las consultas son "una forma de decir que el modelo estatutario no funciona, que está muerto y que necesitamos otra salida que pasa por un Estadio propio".

La reacción a las consultas desde el Gobierno ha llegado del vicepresidente tercero y ministro de Administraciones Públicas, Manuel Chaves, que ha manifestado en declaraciones a la Cadena SER que las consultas de hoy "no tienen ningún valor" y ha indicado que responden a actos de "propaganda política".

Sant Cugat, centro de atención

Uno de cada cuatro ciudadanos mayores de 16 años y residentes en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), han votado, lo que representa un 25,48% de participación provisional de los casi 60.000 habitantes llamados a las urnas.

Joan Contijoch, coordinador de la Plataforma Santcugatenca per l'Autodeterminació, ha explicado que no se habían planteado grandes índices de participación. "Debido a la dispersión de las viviendas en la ciudad y por la tipología social, nosotros temíamos que la gente se iría de fin de semana. Aquí el problema es llegar a la gente, porque hay mucha gente que reside aquí pero que no participa en las actividades de la ciudad", afirma Contijoch.

En la ciudad catalana más grande que organizaba las consultas este 13-D, se han habilitado 48 urnas en ocho colegios electorales. Esta localidad se ha convertido en el centro de atención. Ello lo demuestra el hecho que se han acreditado unos setenta medios de comunicación, entre ellos varios extranjeros. Además, un grupo de observadores internacionales venidos de Flandes, Córcega, Sicilia e Irlanda, vigilan de cerca el desarrollo de la consulta.

Precisamente, el eurodiputado santcugatense Raül Romeva ha depositado su voto y ha animado a que los ciudadanos se "expresen" sea cual sea su ideología. También se ha acercado a este colegio electoral el alcalde de la ciudad, Lluís Recoder, quien ha afirmado que estas consultas son "un toque de atención para toda la gente de fuera de Cataluña que no entiende la voluntad del pueblo catalán de poder tener un futuro autogobierno". Recoder dio su voto positivo a la consulta el pasado martes.