Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haidar: "España es incapaz de resolver mi situación"

La embajada en Madrid dice que Exteriores recibió la negativa al regreso de la activista a las 19 horas y siguió con el plan de retorno

"España se encuentra incapaz de resolver la situación que ha creado con mi persona", asegura la activista Aminetu Haidar en un comunicado que leyó su abogada este sábado en el aeropuerto de Lanzarote. "España ha vulnerado la legalidad internacional, los derechos humanos, y pretende solucionarlo ofreciéndome una vivienda como mera opción", continúa la nota de la activista saharaui, rechazando así la oferta que le hacía el Gobierno de proporcionarle un domicilio y facilitar que sus familiares residentes en El Aiún la puedan visitar.

La activista acusa a España de ser "cómplice de Marruecos" y que ambos Gobiernos quieren empujarla "hasta la muerte". "Es responsabilidad directa de España las consecuencias de la huelga de hambre que mantengo desde hace veinte días", sentencia. "Mis convicciones no se venden. Mi única reivindicación es regresar a mi casa con mis hijos y mi madre, en El Aaiún, el Sáhara Occidental", concluye el comunicado de Haidar.

Por su parte, la Embajada de Marruecos en España negó en un comunicado que Marruecos autorizara la llegada a El Aiún del avión que intentó trasladar el viernes a Haidar desde Lanzarote. Según el relato de la diplomacia marroquí, el embajador de Marruecos en España, Omar Azziman, fue convocado al Ministerio de Exteriores a las 16.30 para reunirse con el Secretario de Estado, "quien le entregó una nota verbal en la cual las autoridades españolas solicitan de las autoridades marroquíes una autorización de principio (sin fijar fecha ni hora) para el sobrevuelo del territorio y el aterrizaje en El Aaiún de un avión fletado que trasladaría a la Sra. Aminetu Haidar".

El embajador marroquí "tomó acta de la nota verbal" y se comprometió a transmitirla a Rabat para comunicar "cuanto antes la respuesta del Gobierno Marroquí". El plan que Exteriores transmitió a Marruecos es que Haidar pudiera volar con un salvoconducto de la Delegación del Gobierno en Canarias, que debería permitirle cruzar las aduanas española y marroquí. Según la versión de Marruecos, el embajador español en Rabat, Luis Planas, fue convocado a las 19 (hora peninsular) para notificarle "la respuesta negativa de las Autoridades Marroquíes".

Sin embargo, en Lanzarote el avión en el que iba a viajar la activista (junto a Martín de Guzmán, director del Hospital Insular; su abogada, Inés Miranda; el director del gabinete del ministro Moratinos, Agustín Santos, y la diputada socialista Delia Blanco) estaba preparado, con los motores en marcha, a las 21 horas. Según la versión del Gobierno español, el vuelo se abortó porque el aeropuerto de El Aiún no autorizó el aterrizaje al no haberse remitido el permiso para aterrizar con 24 horas de antelación.

"Esta Embajada no logra entender todas las versiones, especulaciones y comentarios que han ido rodeando la supuesta retirada de la supuesta autorización de las Autoridades Marroquíes", concluye el comunicado.

Mientras, el jefe del Gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores, Agustín Santos, aseguró en rueda de prensa que Marruecos volvió a rechazar este sábado por la mañana la entrada de la activista.