Tribuna:Tribuna
i

Primero demócrata, después de izquierda

¿Deben quienes se dicen de izquierda defender a un sindicato de una medida gubernamental así se trate de un organismo heredado del viejo orden autoritario?

El premio Nobel de literatura 1998, José Saramago en El Cuaderno, que es la recopilación de algunas de las participaciones de su blog, se pregunta "¿Dónde está la izquierda?" y para responder recuerda una frase que él mismo pronunció en alguna entrevista para un diario sudamericano: "La izquierda no tiene ni puta idea del mundo en que vive".

Confieso que en principio la frase me molestó y me pareció una generalización excesiva. Sin embargo, cuando veo la reacción de algunos militantes y activistas de la izquierda mexicana, la frase me pone a pensar...

La liquidación en México de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, la ineficiente empresa estatal que prestaba el suministro de energía eléctrica en el la ciudad de México y sus zonas aledañas, ha generado varios debates interesantes, y ha colocado a muchos actores en el límite, y ante dilemas y situaciones complejas.

La izquierda mexicana, sin duda, ha llevado la peor parte en este debate. Sencillamente, porque la decisión del Gobierno de derecha, del presidente Felipe Calderón, los ha puesto en aprietos. Los ha colocado ante el dilema: apoyar la medida del Presidente de la República de desaparecer una empresa corrupta, ineficiente, que representa el pasado y con ello un sindicato lleno de abusos y privilegios, o asumir la defensa dogmática, ideológica y tradicional de clase, y apoyar porque sí, a un sindicato por el simple hecho de serlo.

El dilema se manifiesta en los partidos de izquierda, entre los intelectuales y en los medios de comunicación, y ha revivido un puritanismo en algunos simpatizantes y militantes de izquierda, que señalan con gran elocuencia que defender al sindicato es una cuestión de principio.

Pareciera que si se es militante o simpatizante de izquierda, necesariamente se tiene que estar en desacuerdo con una medida que golpea a un sindicato, siempre, cualquiera que éste sea. Aunque dicho sindicato encarne y represente los peores vicios, y evoque los episodios más emblemáticos del autoritarismo del viejo régimen, que todos los demócratas debemos rechazar.

Lo que se está planteando en este debate es: la izquierda por encima de la democracia; la ideología por encima de la ética; la militancia a pesar de la corrupción; el sindicalismo a pesar de la evidencia, en resumen, el pensamiento de izquierda por encima de las convicciones democráticas.

Esta posición llevó la semana pasada al líder más importante de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador, a marchar por las calles de la ciudad de México en defensa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), el gremio que agrupaba a los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro.

¿Qué hace Andrés Manuel López Obrador defendiendo lo que combate y cuestiona, prácticamente en todos sus discursos?

López Obrador, que a fines de los ochenta y principios de los noventa estaba del lado del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en la lucha por la democracia y contra el fraude electoral, sale hoy a defender por la calle a uno de los sindicatos emblemáticos que apoyaron y pactaron con el presidente Carlos Salinas de Gortari.

Además, López Obrador, que ha cuestionado la corrupción de las elites del poder en México, el charrismo sindical (así llamamos en México a la simulación sindical), el corporativismo, el clientelismo y el abuso de los derechos de los trabajadores, hoy marcha y defiende a uno de los sindicatos y líderes que mejor representan todo lo que ha combatido. Sale a manifestarse para defender a uno de los más claros enclaves autoritarios del viejo régimen.

Es una incongruencia que no la explica ni el pragmatismo electoral, ni los principios. Porque con total pragmatismo la decisión no genera ni adhesiones, ni popularidad, las encuestas revelan que la mayoría de los mexicanos apoyan la medida del Presidente; y en el terreno de los principios, se trata de una defensa contraria a la izquierda e incongruente con la construcción de la democracia.

Defender la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones sólo porque ellos se nombran a sí mismos como un sindicato, me parece un error y un despropósito.

Por fin, después de nueve años, los gobiernos de la alternancia democrática se atreven a enfrentar uno de los enclaves autoritarios del viejo régimen. Por fin, un gobierno de la democracia, decide ir en contra de uno de los soportes autoritarios y pícaros, que representa las peores prácticas y vicios del pasado. ¿Y cual es la reacción de los demócratas de izquierda?

La decisión es tan significativa, y ha creado tal expectación, que ahora muchos analistas hacen apuestas y proponen al gobierno seguir, en esa misma línea, con otros sindicatos, con monopolios empresariales y con otros enclaves autoritarios.

Los demócratas de todas las corrientes deberían encontrarse en decisiones como esta. La desaparición del SME debería unificar a todos los demócratas. Ha sido claramente un sindicato que abusó. Es verdad que no es el único. Pero hoy por lo menos es el primero que un gobierno de la democracia se atreve a tocar.

Además, los trabajadores serán recontratados e indemnizados y los pensionados mantendrán su actual sistema de pensiones. ¿Cuál es el problema y el afán de defender a un grupo de líderes corruptos que medran con el sindicalismo y con la izquierda?

Oponerse por oponerse es absurdo, ocioso y antidemocrático. Hay mil cosas en las que no es posible coincidir con Calderón, pero cuando toma una decisión por la democracia ¿por qué no acompañarlo?

En este debate se han escuchado frases como: "La verdadera izquierda defiende siempre a los sindicatos". La pregunta es: ¿Los sindicatos corruptos son la izquierda? ¿Debe alguien con ideas de izquierda solapar y aplaudir como foca todo lo que hacen todos los sindicatos? ¿Es condición necesaria para ser de izquierda, ser defensor del SME?

Creo que no. Personalmente estoy convencido de que el sindicalismo corrupto y simulador es realmente el mejor aliado de la derecha. Pero más allá y por encima de visiones y convicciones ideológicas, el sindicalismo corrupto y corporativo pone en riesgo la viabilidad de nuestra democracia.

Me niego a ignorar el enriquecimiento de los líderes del SME, me rehúso a cerrar los ojos ante el uso patrimonialista del sindicato, rechazo pasar por alto los excesos y los abusos que todos conocemos. Creo, sinceramente, que eso no es la izquierda.

Desde mi punto de vista, uno de los sustentos más importantes de la democracia y de la izquierda está en la crítica: en el juicio crítico y en el pensamiento crítico.

La democracia está obligada a construir y a crear las reglas y los espacios necesarios para que funcione la crítica. Por eso la tolerancia es la esencia de la democracia.

Es cierto, fácil de decir, difícil de hacer. Esto en la práctica obliga a que por encima de los credos y los dogmas, seamos capaces de instalar la crítica. Razonar, valorar y dudar. Poner a debate las ideologías y las convicciones, pero no como pose, sino porque realmente estamos dispuestos a cambiar de opinión, a corregir nuestra visión de la realidad y a pensar diferente.

En este contexto, nada es más contrario a la democracia, que el debate de la pureza, como el que hoy protagonizan algunos representantes de la izquierda que exigen apoyar al SME, colocados desde el atalaya de la pureza ideológica, señalando que la verdadera izquierda está con el sindicalismo.

Personalmente soy alérgico a las verdades emitidas por papas y comités centrales.

Para que haya democracia, antes y por encima de las preferencias político ideológicas, de las simpatías y convicciones partidarias, debe haber convicción democrática, si no, el juego sencillamente no funciona.

Un demócrata de izquierda debe preferir primero aquello que garantiza el funcionamiento de una buena democracia, y después aquello que, en democracia, permite colocar los principios y los preceptos de su visión política, partidaria o ideológica.

Creo que en principio el demócrata debe hacer primero profesión de fe democrática, y después profesión de fe ideológica: ya sea de izquierda, de derecha, de centro (si es que existe); socialista, socialdemócrata, liberal, radical, demócrata cristiana, verde, rosa o lo que se quiera.

Si se entiende superado el paradigma revolucionario en la izquierda y se asume a plenitud el paradigma democrático, la izquierda mexicana debe entender que primero necesita consolidar la democracia, y que para lograrlo es necesario distinguir y desmantelar los enclaves autoritarios y los nudos del viejo régimen, que se resisten a desaparecer.

La izquierda debe asumir el proceso del SME con crítica y autocrítica. No solapar y acompañar la corrupción que lo aleja de sus luchas, de sus principios y de sus convicciones.

La militancia acrítica y dogmática aleja a la izquierda de la sociedad y del electorado, la hace inviable y la muestra inmadura en la democracia.

La política está en los matices. En la capacidad de cada doctrina de construir sus asideros y verdades, discriminando lo bueno de lo malo, lo ético de lo corrupto, lo correcto de lo incorrecto.

México necesita una izquierda que aprenda a distinguir matices y sutilezas. Una izquierda democrática, crítica y autocrítica. La esencia de la izquierda está en la crítica. En la no aceptación de las razones naturales, las explicaciones de autoridad y las fatalidades del destino.

Necesitamos una izquierda que entienda que primero es ser demócrata, y después ser de izquierdas. Una izquierda que no le dé la razón a Saramago.

Sabino Bastidas Colinas es analista político.

Lo más visto en...

Top 50