Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Pujol revela que Enrique Múgica le sondeó para sustituir a Adolfo Suárez por un militar

El ex presidente de la Generalitat quiso que su sustituto fuera Roca, pero "falló el calendario"

El ex presidente catalán Jordi Pujol desvela en el segundo volumen de sus memorias que en 1980 el dirigente socialista Enrique Múgica le propuso, en la "obsesión" del PSOE por hacer caer a Adolfo Suárez, sustituir al entonces presidente del Gobierno por un militar de "mentalidad democrática".

Después de publicar en 2007 el primer volumen de sus memorias, la próxima semana Pujol presentará la segunda y penúltima parte de sus recuerdos, Memòries II. Temps de construir (1980-1993) (Memorias II. Tiempo de construir" (Editorial Proa) -próximamente Destino publicará la versión en castellano-, elaborado con la ayuda del periodista Manel Cuyàs.

En el nuevo volumen, al que ha tenido acceso Efe, el ex presidente del Gobierno catalán dedica un capítulo al intento de golpe de Estado del 23-F y a los meses previos. En un momento de grave crisis política por la debilidad de la UCD, Pujol ha revelado que recibió a finales en verano de 1980, en su casa de Premià de Dalt (Barcelona), a Enrique Múgica, entonces destacado dirigente socialista, que posteriormente llegó a ser ministro y hoy es el Defensor del Pueblo.

Llegar al poder

Según Pujol, la visita tenía por objeto "preguntarme cómo veríamos que se forzase la dimisión del presidente del Gobierno y su sustitución por un militar de mentalidad democrática". "Le manifesté mi desacuerdo total. Esta visita, con otros hechos, habla de una prisa muy grande de los socialistas por llegar al poder. En definitiva, muy poco responsable", concluye Pujol.

El ex presidente de la Generalitat también habla de su relevo al frente de Convergència Democràtica. Artur Mas sucedió a Jordi Pujol como candidato de Convergència i Unió a la Generalitat en 2003. Pero la voluntad inicial del veterano político era otra. Al menos así lo asegura en el libro, en el que afirma que a principios de la década de 1990 tenía claro que su relevo debía ser Miquel Roca y que no podría prolongar su presidencia más allá del año 2000.

¿Qué ocurrió? "Los calendarios no coincidieron", asegura Pujol. En opinión del ex presidente de la Generalitat Roca, con quien mantuvo importantes desencuentros "era nuestro político más brillante y eficaz" y asegura que en los años noventa "no había más número dos que Roca ni más futuro jefe de Convergència que él".